Acompañamiento de los padres es fundamental vencer miedo al examen, según psicólogos

El miedo a los exámenes suele ser un trastorno que afecta a muchos adolescentes y el acompañamiento de los padres es fundamental para que los chicos puedan enfrentar esa instancia y vencer la sensación de fracaso.

Así lo afirmaron distintos especialistas ante el gran porcentaje de estudiantes de todas las edades que deben enfrentarse a exámenes de distintas carreras, a esta altura del año.

Sara Zusman de Arbiser, psicoanalista especialista en niños y adolescentes, e integrante de la Asociación Internacional Psicoanalítica (IPA), sostuvo que «el miedo es una característica humana imposible de evitar, pero cuando es exagerado es paralizante e impide avanzar, como por ejemplo ante un examen».

La psicoanalista indicó a Télam que «son situaciones inconscientes y profundas que van más allá de un examen», y añadió que «están vinculadas con la familia y con el entorno que tiene el chico».

Sostuvo que «al momento de un examen es importante que los padres acompañen a sus hijos, les hagan ver si es que se llevó una materia, que hay una oportunidad de compensar los objetivos que se perdieron y hacer del estudio algo maravilloso y no un martirio».

Pero Zusman opinó que «el trabajo de estimular a los chicos para el estudio y para los proyectos de vida no es una actitud ante una instancia en particular, sino que debe ser en todo momento».

Agregó que «conjuntamente con eso, los chicos deben estar conscientes de que tienen la responsabilidad del estudio, con la ayuda y educación de los padres, y tener sus horarios tanto para estudiar como para el juego y esparcimiento».

Por su parte, Gabriela Martínez Castro, directora del Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA), indicó que «el miedo extremo al examen suele tratarse de un cuadro de ansiedad social, que se caracteriza por incapacitar cada vez más la vida académica de quienes lo padecen».

Agregó que «se puede llegar al peor de los casos, a que la persona abandone sus estudios por temor a la evaluación negativa, desaprobación o a hacer el ridículo, a pesar de haber estudiado lo suficiente».

Pero indicó que «por lo general no se llega a la consulta con un especialista, que es lo que debería ser, sino que se lo obliga al chico a intensificar las clases particulares, entre otros paliativos».

Martínez Castro precisó que «ese miedo puede basarse en causas diferentes, las cuales se relacionan con la genética, la herencia familiar, con los factores socio ambientales y también el haber crecido rodeado de personas temerosas, sobreprotectoras, tímidas y altamente exigentes».

La especialista recomendó «el acompañamiento de los padres y el llegar a una terapia cognitiva conductal, para que el adolescente pueda dominar el miedo y no caer en un fracaso educativo».

En tanto, Claudia Amburgo de Rabinovich, secretaria del Departamento de Niños y Adolescentes de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), sostuvo que «el miedo extremo ante cualquier instancia, entre ellas un examen, tiene que ver con la angustia y responde a conflictos inconscientes de la infancia».

La psicoanalista precisó que «no se puede generalizar, cada individuo depende de cada familia en que está inserto, y si bien el papel de los padres es importante, debe abordarse el miedo al fracaso de manera particular y analizar la situación afectiva».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.