La Cámara baja aprobó el per saltum

La reglamentación del instrumento, que permite a la Corte Suprema intervenir en un caso salteando instancias en casos de «gravedad institucional», fue sancionada con 135 votos a favor y 95 en contra.

Luego de más de siete horas de debate, el proyecto que impulsaba el oficialismo fue aprobado gracias a la mayoría que ostenta el kirchnerismo en conjunto con sus aliados. El texto, que ya había recibido la sanción del Senado, será enviado al Poder Ejecutivo para que sea promulgado.

En las primeras horas del mediodía, la diputada Diana Conti, en su rol de miembro informante, inició su defensa con declaraciones polémicas: «La Corte es cabeza de un poder del Estado. Cogobierna, es política y decide políticamente. Votar esta ley es para darle un instrumento político y jurídico a nuestra ampliación democrática«.

Antes de que se inicie el debate del texto de la iniciativa, la oposición planteó la necesidad de que el dictamen regrese a las comisiones ya que, a su entender, fue «un bochorno» el trámite legislativo que le dio el oficialismo al proyecto. La idea, como era de esperar, no prosperó y lo que siguió fue una acalorada discusión.

Numerosos diputados del arco opositor denunciaron que la instrumentación de esta herramienta tenía el objetivo de que el máximo tribunal de justicia tome cartas en la disputa que existe por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, cuya aplicación plena está trabada por la demanda que el Grupo Clarín presentó a propósito del artículo 161, referido a la desinversión.

Ricardo Gil Lavedra, titular del blque de la UCR, dijo que la iniciativa “responde exclusivamente a un contexto político determinado” y alertó que “ésta va a ser la ley Clarín, la ley del ‘7D’”.

Esa intención no es ocultada por el kirchnerismo, que ha dicho en repetidas oportunidades que es su voluntad que la Corte resuelva el tema. Esa opinión se volvió a escuchar hoy en las alocuciones de legisladores del Frente para la Victoria.

Conti, por ejemplo, salió al cruce de esas acusaciones de que el proyecto responde a la pelea entre el Gobierno y el Grupo Clarín. «No importa que se le ponga nombre y apellido. La Ley de Medios es una ley democrática», se defendió.

También el presidente del bloque oficialista, Agustín Rossi, habló sin tapujos al cerrar la discusión. “El Grupo Clarín trata de ganar tiempo y para eso interpuso una serie de medidas judiciales. Lo que busca es que pasen los períodos de gobierno. En su ilusión, busca que venga otro tipo de gobierno, con una mirada más condescendiente sobre esta situación dominante».

“Hace tres años que el juez no determina sobre la decisión de fondo; en ese tiempo ya nos chuparon una elección y van a intentar repetirlo”, dijo. “Lo que intenta Clarín es el no cumplimiento efectivo de la ley, para defender sus intereses económicos y su poder, que en distintos momentos ha condicionado a la democracia argentina”, agregó.

Rossi recordó además que semanas atrás el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, llamó a los jueces a mantener la independencia del resto de los poderes. Y al respecto dijo: “Estamos dándole a la Corte el suficiente poder para poder evitar las presiones del poder económico”. “No queremos que se sigan buscando artilugios procesales”, añadió.

El texto tiene dos artículos y establece que sólo se podrá utilizar el mecanismo del per saltum en causas de competencia federal que impliquen «notoria gravedad institucional, cuya solución definitiva y expedita sea necesaria».

El per saltum es un elemento jurídico que se ejecutará «en la dilación de una causa en trámite», aunque la Corte Suprema podrá rechazarlo «si no se observaren prima facie los requisitos para su procedencia», afirma el texto.

La sesión de hoy también incluirá un extenso temario, que incluye la designación de la periodista Cynthia Ottaviano como titular de la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *