Romi Alonso del ridículo no se vuelve

Hay muchos personajes que pasan sus horas posteando cualquier pavada en las redes sociales, hacen afirmaciones sin ningún fundamento y cuando no tienen nada inteligente recurren al insulto.

Es lamentable que un medio tan importante para relacionarse sea mal aprovechado por estas personas que podrían hacer propuestas inteligentes o generar debates interesantes, pero prefieren el odio irracional, aún a costa de quedar en ridículo, quizás tengan alguna falta de atención en sus vidas y los impulse el deseo de decir «hola soy Romi», tal vez deberían hacer terapia y reconocer sus limitaciones, digo porque cuando se es padre se educa con el ejemplo.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *