Ramos Mejía:Un padre cayó en un pozo ciego de una escuela

pozo-ciego-escuelaSe desmoronó el piso del patio y debieron rescatarlo otros papás. Fue el lunes, durante la promesa de fidelidad a la bandera en la Primaria 12, que tuvo como alumna a María Elena Walsh. Está sin clases. Siguen los problemas en educación para el gobernador Daniel Scioli.

La fiesta por el Día de la Bandera se tiñó de pánico en la Primaria 12 de Ramos: el patio se hundió durante el acto. El papá de un alumno de quinto grado cayó dentro mientras otros “atajaron” a su hija menor, y de milagro no hubo heridos de gravedad.

Ahora, directivos, maestros, padres y chicos esperan una fecha para retomar las clases. La dirección del colegio informó que estarán suspendidas al menos hasta el lunes y desde Infraestructura Escolar de Provincia, avisaron que deben rellenar el hueco que se formó en un viejo pozo ciego. Además, buscaron tranquilizar a los papás al indicar que van a revisar el resto de los pisos de la institución para evitar riesgos de nuevos accidentes.

“Fue desesperante. Estoy golpeado y aún en estado de shock. Sinceramente, pienso en cambiar a mi hijo de escuela porque tengo miedo”, confió ayer a Clarín Carlos Onetto Zárate, la víctima.

En esta Primaria, como en casi todas, uno de los actos más emocionantes es tal vez  el del Día de la Bandera, porque los chicos de cuarto grado, delante del resto de los alumnos y sus familias, prometen lealtad a la bandera.

Con esa idea, el lunes, pasadas las 10 de la mañana, directivos y maestras ultimaban los detalles en el patio de la Escuela 12, que está en en Urquiza 1028, en Ramos. Ubicaban a los chicos, que apenas una hora antes habían hecho gimnasia en ese mismo espacio –el predio que usaban para esas clases está dañado desde el temporal de abril de 2012 y aún espera reparaciones–, sentados adelante mientras los familiares se aglutinaban atrás. Y entonces un nene de sexto alertó sobre el accidente. «Estaba junto a la maestra de mi nene cuando escuché a un alumno de sexto que gritaba: ‘Un hombre se cayó a un pozo, un hombre se cayó a un pozo’. No entendíamos nada porque señalaba el patio”, contó Mariana, mamá de una alumna de segundo grado, que prefirió no dar su apellido.

“Corrimos y vimos que había cedido el piso abriendo un cráter de casi dos metros de profundidad,” agregó la mujer, que 24 horas después de lo sucedido todavía no podía salir del shock en el que entró cuando tomó conciencia de que una hora antes era precisamente su nena quien había estado en el lugar, en gimnasia.

“Cuando llegué al pozo vi que grupo de papás trataba de rescatar a este hombre que no se dejaba sacar porque creía que, en la caída, había arrastrado con él a su pequeña hija, a quien segundos antes tenía de la mano. Cuando le mostraron que la nena estaba bien, se dejó ayudar”, explicó Gladys, otra de las madres de quinto grado de la Primaria, que tampoco dio su apellido.

Hoy. a la Primaria 12 van 120 alumnos. Por el abandono del edificio, cada vez tiene menos. “Acá estudió María Elena Walsh. Para quienes defendemos la escuela pública, fue de referencia. Pero con la falta de mantenimiento y de políticas para recuperar el esplendor que tuvo, lejos de crecer, hay  menos alumnos”, explicó, indignado, Mariano Maidana, papá de un nene de quinto grado. Y agregó: “A pesar de todo lo que luché para que salga adelante  porque defiendo a la escuela pública, ya que de ella egresé, decidimos que el año que viene sacamos a nuestro hijo y lo pasamos a un colegio privado porque nadie nos asegura que en otra escuela pública de la zona las cosas no estén igual, y debemos velar por su seguridad”. Dolido, agregó: “Ahora se hizo un boquete en el patio. Antes se cayó el pizarrón del salón de mi hijo. Los docentes son buenísimos. Pero no quiero que mi nene salga lastimado”.

 

Por Jorgelina Vidal

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.