Los gobiernos y políticos ¿cuidan el robo de celulares?

Hace ya unos 5 años que se hacen informes periodísticos del intenso y creciente de los delitos de robo y hurto de celulares, cada tanto y muy espaciado se informo de allanamientos en zonas de «cuevas» que compran y reactivan celulares robados pero las cifras entre lo que se recupera y lo que se denuncia son abismales demostrando ineficiencia en el Estado para combatir un delito que está entre los más lucrativos.

Que el delito muta no hay dudas, los objetos preferidos por los delincuentes que se describen como ladrones callejeros, motochorros, bicichorros o arrebatadores a pie, reciben alrededor del 10% del valor del equipo, motivo por el cual ya ha dejado de ser una prioridad el robo o el hurto de billeteras, carteras u otros objetos como cadenitas o relojes.

Es más sencillo vender un celular para el delincuente sabiendo que las actividades en general de la vida diaria OBLIGAN a los ciudadanos a poseer celulares de gama media o alta, mientras desde el Estado alegremente te exigen el uso de App como Mi Argentina, Cuidar, las de los seguros de vehículos y una buena conexión para que funcione, parece que a ningún político se le representa que los equipos son costosos para los ciudadanos de bien y que si no se combate el robo y la venta de celulares, solo se beneficia a quienes son parte del «mercado negro» y el delito que se encadena a este negocio ilegal.

Los consumidores más activos de celulares modificados son los delincuentes, los secuestros express, las amenazas anónimas, la venta de drogas desde el narcomenudeo a un narcotráfico intermedio se valen de celulares que son cambiados semanalmente.

Son muchos los países donde el robo de celulares se convirtió en un problema, porque detrás de cada robo existen situaciones de violencia, con lesionados e incluso muertos porque la conclusión del robo es impredecible.

Así, Colombia tuvo medidas presidenciables y legislativas para reclamarle a las empresas prestadoras de servicios que controlen los equipos activados si los IMEI de los mismos eran válidos en caso de no serlo dieran de baja el servicio junto al bloqueo del IMEI detectado y la denuncia al organismo de control. Perú, con una fuerte campaña gráfica de celulares con sangre llevó adelante un bloqueo masivo de celulares cuyos IMEI no fueran coincidentes con el IMEI impreso en el equipo, es de destacar que el OSIPTEL, el entre regulador de las telecomunicaciones, es implacable con las empresas que no cumplan los controles y seguimientos a las que se les aplica millonarias multas y denuncias penales.

La Pena en Perú para aquellos «técnicos» que modifiquen celulares, clonación o cambio de IMEI, es de entre 4 y 6 años de prisión más multas.

Ahora tal vez se entienda el motivo por el cual se suele escuchar de bandas de bolivianos, peruanos y colombianos involucrados en la liberación y clonación de equipos en la Argentina, que además envían equipos al exterior amparados en la IMPUNIDAD que la Argentina brinda.

Se roban 1 celular cada un minuto en la Argentina, se estima por las denuncias que el promedio diario es de 15.000 celulares DIARIOS, una cifra que parece insólita y que indigna, han pasado distintos gobiernos con cientos de asesores cobrando sueldos que representan un gasto millonario, han usado la inseguridad como debate, pero parece que se olvidaron de combatir el delito más común, más peligroso por cantidad de víctimas y por la impunidad con la que se manejan los delincuentes, ¿qué sentido tiene decir que se va a combatir a los motochorros con chalecos y cascos con la patente de la moto si no se les quita el más redituable negocio que es el robo de celulares?.

Los políticos se presume están informados para proponer soluciones, para mejorar la vida de los ciudadanos, digo, a ninguno se le ocurrió aplicar las medidas que otros países tienen para evitar tener los valores de la Argentina?.

No se trata solamente del celular, se trata de que muchos son robados con violencia, se trata de que en un mundo online para hacer pagos, para identificarte, para circular necesitas un celular, incluso llegamos al absurdo de que existe una aplicación de seguridad para celulares.

He solicitado información al Ministerio de Seguridad de la Nación respecto a qué estadísticas tienen respecto a controles, allanamientos y recuperación de celulares en la zona sur, partidos de Avellaneda, Lanús, Quilmes, en atención que en un allanamiento a un pequeño local de Gerli, partido de Avellaneda se encontraron 498 celulares robados, digo, un simple cálculo entre repuestos, celulares, tablets da una cifra importante de dinero y entonces se explica la gran cantidad de denuncias de motochorros en la zona. La página del ministerio que tiene un apartado para explicar como denunciar el robo de un celular tiene una frase que me dejó pensando, «Juntos podemos desalentar el mercado ilegal de equipos celulares», esto parece una burla, de nada sirve el *910 porque los delincuentes alteran el IMEI del equipo denunciado y vuelve al servicio en cualquier compañía por falta de controles y una legislación seria.

Combatir este delito lleva a combatir otros delitos como el narcomenudeo, muchos de los motochorros además de vender los celulares en cuevas los canjean por droga, también hay un lazo grande de motochorros y barras de clubes de fútbol que a la vez participan en política.

Difundamos los ciudadanos de bien el pedido de que se legisle para aumentar las penas de los que compran, venden y modifican celulares, de los que son imputados por robar celulares y los que posean celulares que no puedan justificar su origen.

Hoy todo funciona a favor del delincuente, con el dueño del local no pasa nada, se lo allana y aunque tenga celulares denunciados como robados solo se le secuestran los equipos y sigue su vida tranquilo, si allanan un domicilio donde fue apagado un celular pero no se encuentra el celular no se toma ninguna medida, no se investiga y el delincuente se ríe del allanamiento y su viveza, digo, los fiscales no investigan de qué vive alguien que posee motos y objetos de valor sin medio de vida?.

Vayamos por lo sencillo, que aumenten las penas, que se ordene y sancione a las empresas de telefonía que no controlen los equipos conectados y no coincidan con IMEI habilitados.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.