La Trata de Personas en la Argentina, un delito aberrante protegido por el poder

El delito de la Trata de Personas es uno de los más aberrantes que persisten en nuestra sociedad y que por IGNORANCIA y CORRUPCIÓN goza de buena salud. La trata de personas se lleva adelante de distintas formas, quizás la más visible por su impacto tiene que ver con la explotación sexual de las víctimas que no se limita a mujeres. Es un delito que se vincula a mafias que suelen operar en otros delitos como el narcotráfico o el contrabando, valiéndose de las mismas rutas y contactos. Las personas pierden esa condición y son para estas mafias solo un objeto más de venta.En la Argentina, el delito de Trata de Personas es uno de los que menos condenados tiene, rara vez los tribunales orales aplican el tipo penal y más rara vez llega a juicio oral algún imputado.

Los que llegan a un juicio suelen ser los porteros o personajes irrelevantes en las organizaciones dedicadas a este delito, siempre hablando en el contexto de la explotación sexual de menores, la explotación sexual de adultos se diluye en la misma instrucción.Tengo muchos años investigando estos delitos y con una sensación de asco y repudio he visto a muchos hacer política con este flagelo.

Puedo afirmar con evidencia y conocimiento, que no existe un interés de parte de los funcionarios en terminar con la Trata de Personas en la Argentina, pero para que se entienda, no se trata de un no hacer como en otros delitos, se trata de ser cómplice de violaciones brutales que se cometen TODOS LOS DÍAS contra víctimas que necesitan ser «ablandadas», violaciones que incluyen violencia extrema, no solo el acto violento de la violación, drogar, alcoholizar a la víctima, humillaciones y un quiebre de la voluntad y la resistencia natural.

He conocido en estos años a muchos que dicen combatir la trata y a muchos de ellos los he visto tener reuniones con funcionarios que tenían y tienen la obligación de investigar y procesar a los involucrados. Conocí personalmente hace muchos años a un cura, un obispo hoy con un enorme poder, el papa Francisco cuando mostraba apoyar esa lucha, hoy en el tiempo puedo decir que apoyaba más un movimiento político que a una ONG con verdaderas intenciones de investigar y denunciar la Trata de Personas.

En esos años de investigar descubrí que los Poderes del Estado, Ejecutivo, Judicial y Legislativo, manchados por este delito y los que lo componen siempre encuentran un «guardián» de los sucios secretos de algunos funcionarios, cuando Oyarbide renunció para evitar ser investigado en una maniobra política y no de transparencia, su rol de Juez «amigable del poder» su ocupado por Ariel Oscar Lijo, en eso de generar cambios para que nada cambie.

Cada tanto algún escándalo nos recuerda que existen delitos aberrantes, que involucran a personalidades con vínculos mundiales sobre Trata, pedofilia y explotación sexual de menores, que no terminan en nada, que la poca memoria de los argentinos termina sepultando sin que nadie haga mención de ellos, ejemplos el escándalo sexual del Club Independiente, una investigación que se frenó, que terminó con la libertad de todos los involucrados y que no existía interés de nadie en que se profundice, porque la prostitución de juveniles del club involucraba a empresarios, millonarios, políticos poderosos, ex senadores, ex diputados, ex ministros y ex intendentes, hay para elegir y todo con protección judicial y policial.

La Trata y la explotación sexual no es combatida ni siquiera en CABA donde hay cámaras para observar todo, seguir a cualquiera, con reconocimiento facial, lectores de patentes, es decir, investigar es sencillo, pero a nadie le interesa.El macrismo y Larreta como ex Jefe de Gabinete nunca han querido investigar las mafias de las drogas y la explotación sexual, por el contrario se ha cuidado ciertos lugares VIP.

El mismísimo Clarín, el Gran Diario Argentino ha sido el medio ideal para los avisos de ofertas sexuales y en ese gran pajar muchos de esos avisos tenían lugares de Trata, el famoso Rubro 59, ha sido el propio gobierno de la Ciudad desde hace años el promotor de eventos que bajo una supuesta convención de adultos encubría la prostitución y más de un legislador macrista se ha fotografiado muy entretenido entre conocidos prostituyentes.Han sido pocos los periodistas que puedo decir alguna vez se han animado a escribir sobre la Trata en la Argentina y me sobran los dedos de una mano si los cuento.

La prostitución fue evolucionando y muchas y muchos de los que ofrecen servicios sexuales ofrecen servicios completos que incluyen drogas, esto lo saben las autoridades pero es mejor negocio la «coima» que investigar, porque no se trata de investigar y penalizar la prostitución voluntaria, sino todo lo que gira en torno al negocio de la prostitución.

Existe una hipocresía social donde se cree que la única prostitución y explotación aberrante es la de víctimas mal alimentadas, pero existe una Trata VIP que no solo no es combatida sino que es alentada, fomentada y hasta bien vista, con personajes prostituyentes que son presentados en programas y bien recibidos, obviamente se muestran simpaticos y siempre con una sonrisa.

No hay imagen, video, corto o documental que pueda graficar el dolor o el daño que viven las sobrevivientes de este delito.

Guste o no, la única persona que tuvo el valor de intentar visibilizar esto fue Natacha Jaitt, un ícono de la impunidad y la complicidad de los poderosos para que todo siga igual. Su vida no fue ejemplo de nada, era una mujer quebrada, atormentada, pero con un concepto de valor que muchos nunca tendrán, incluso en su muerte no hubo silencio, sus fotos del cuerpo desnudo muerto mostró la cantidad de enfermos que hay a nuestro alrededor, supuestos tipos sanos, buena gente, con pareja e hijos, comentando en redes sociales o grupos sobre el cuerpo de esa mujer que vivió como pudo y a pesar de todo lo reprochable se la bancaba, era una puta revelándose contra la mafia de la prostitución y la Trata, era una adicta revelada contra el narcotráfico, pero sobre todo era una ciudadana gritando la verdad contra una sociedad hipócrita.

Cuando se escandalizan por los femicidios, cuando se habla de educar al hombre para que no sea violento, no se preguntan a quien tienen al lado?, un cliente, consumidor de estas mafias no puede ser una persona sana, mucho menos buena.

No sirve de nada creer que hacen un aporte por compartir una foto sobre el día internacional Contra la Trata si los restantes 364 días son cómplices y pasivos.

Son todos iguales de responsables los que teniendo un cargo público no trabajan para terminar con esto, tienen todos ustedes las manos manchadas de sangre.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.