Juntos Avellaneda y la interna con la UCR, una pelea de vale todo

Pasadas las elecciones, lejos de lo que los ciudadanos podían esperar de los políticos, estos están más divididos y enfrentados que nunca, se apuesta mucho en campaña, hay promesas que nunca se van a cumplir y la única realidad es que no hay cargos para todos.

Hay una máxima del derecho que dice que nadie puede alegar en su defensa su propia torpeza y por ahí va la cosa cuando muchos militan con una ingenua aspiración que nada tiene de patriótica y mucho de interés por lo económico.

La UCR en Avellaneda desde hace varios años tiene internas feroces donde se agreden más que sus miembros que lo que podrían decir los opositores y en esas peleas interminables se han llevado puesto por ejemplo «al candidato» Luis Otero que no ganó la intendencia, quedó orbitando en la política local, lo pusieron de presidente de la UCR y al ver lo que le tocaba intentar conducir hizo lo más inteligente, renunció, su paso al costado fue una traición a los que lo eligieron, pero de eso nadie hablo.

Si de traiciones se habla, en la UCR local hay para elegir y son ellos mismos los que han mezclado lo político con lo personal para generar aún más divisiones internas.

A lo que se sabe por algunos medios locales, ahora en otra violenta interna salen a difundir una denuncia en el INADI de una militante la UCR alineada con Juntos, Valeria Traverso que posteo en su muro parte de la denuncia por discriminación contra miembros de la Juventud Radical de Avellaneda, si bien afirma que son varios los comentarios discriminatorios en la denuncia los denomina como blasfemias.

El uso de este término ya es curioso, según la RAE, la blasfemia se refiere a un insulto o irreverencia a Dios o algo sagrado, dudo que una persona equilibrada se represente como alguien sagrado sin una consagración, más dudoso es el uso de alguien que se presenta como «periodista» y estudiante de la licenciatura de periodismo en la UNDAV. En la propia publicación también se observa que equivoca el apellido de a quien conoce y denuncia un tal Mauro Nipoti.

Al respecto este se presenta en su perfil de redes sociales como Secretario Gremial de Franja Morada de la UNDAV y candidato a consejero escolar, en la lista que apoya a Facundo Manes, dejando muy mal referenciados a la UNDAV y a Facundo Manes si es el autor de los calificativos que le enrostra Valeria Traverso.

Quien escribe fue contactado por la señorita Valeria Traverso quien demostró un interés en visibilizar su caso, pero se mostró reticente a aportar alguna prueba de sus dichos, algo raro en alguien que se dice periodista ya que es algo común e inteligente el solicitar pruebas que avalen lo que se está denunciando, la experiencia de más de 20 años me avalan para dudar cuando del otro lado aducen con excusas ridículas aportar algo que avale sus dichos, es habitual que se quiera utilizar las instituciones y los medios independientes para la rosca política.

La excusa de la denunciante era que por recomendaciones de sus abogados y su pareja también abogado había que esperar a certificar los chat con un escribano, sino podía ser demandada por publicar o difundir los chat ya que son privados. Si nos paramos en esa lógica, un escribano no quita lo antijurídico, es decir, el escribano solo dará fe de lo que ante él se expone, pero no puede certificar el origen de esos chats y muchos menos quienes han sido los autores de ellos, con lo cual todo se me hacia confuso.

Le explique algo que debería ser obvio para un periodista y es que uno no necesita publicar todo lo que tiene, pero sí tiene que tener un respaldo de dónde surge lo que publica, se puede preservar la fuente, pero hay que tener una evidencia de lo que se publica, la actitud de la víctima fue incorrecta, de una persona de cuidado ya que parece que al no conseguir lo que quiere se victimiza exagerando algo que desacredita sus intenciones, primero me dijo que mis respuestas las consideraba agresivas, que ella confiaba en sus abogados, que ella solo quería que se publique lo que ella publico y no aportar nada por el momento, a lo que le desee suerte y que entonces siga con sus abogados si ella confiaba en ellos, que entendía en mi experiencia la sola denuncia en el INADI no alcanzaba y que no pueden imponer sus resoluciones a lo que me dijo que yo seguramente tenía como sus detractores problemas con las mujeres.

Tengo muchos años de experiencia como para dejarme correr por alguien que demuestra una conducta oportunista, en el mundo existen miles de mujeres que han triunfado por mérito propio aún con detractores por su color, peso o lo que sea, pero para publicar una denuncia contra alguien no alcanza con decir me discriminan por el color, por ser madre soltera o todo lo que denuncia dicen de ella, motivo por el cual lo menciono en la nota, porque no me quita nada, con la verdad nada temo y nadie me va a imponer qué debo publicar o que no y la forma en que lo debo hacer, es tan despreciable su forma de acusar sin pruebas porque algo no le gusta o alguien no hace lo que usted quiere como lo que le hacen a usted.

También va a ser muy interesante usar un chat entre dos personas o grupo como prueba en la justicia porque si usted no está en el grupo existe una violación a la intimidad de quienes son expuestos, pero como usted está tan bien asesorada estimo tendrá un resultado que no me queda claro.

Lo único que se puede afirmar en base a lo que ocurre en la UCR de Avellaneda es que no hay una conducción, han pasado de ser un partido centenario a facciones con distintas ideologías, pero lo de Juntos es solo un slogan.

En el futuro si buscan rosca usen a los medios que tienen pauta con ustedes o a esos que publican cualquier cosa en las redes sociales y después se excusan diciendo que no son periodistas y por ende no tienen que chequear las informaciones, gusten o no mis publicaciones siempre tienen un sustento, es la diferencia entre hacer periodismo y chusmerío.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.