Gallucci panfleteando la pavada

Si hay un concejal que no resiste el archivo y menos un discurso inteligente ese es sin dudas Maximiliano Gallucci, que no pasan un par de días sin que levante la mano para que lo vean con nuevas declaraciones ridículas, llamarlo incoherente es poco.

A falta de pavadas locales, Gallucci ahora se ofrece como panfletero de la campaña de Diego Santilli, su conducta servil es comprensible si recordamos que durante años, Maximiliano cobró un sueldo importante como funcionario sumado a otros cargos y sueldos, justo ellos que cuando fueron gobierno cobraban varios sueldos, ahora dicen que hay que limitar los sueldos, los ingresos y hasta despedir gente, pero ese es otro tema.

Dijo don servil:

“Esta tarde comenzamos con la inauguración del Instituto República. Se está lanzando en distintos lugares. Trabaja en crear planes de gobierno locales y que acompaña a Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli”

En realidad más que la función de un instituto de formación, es en la practica una fundación lo que posibilita o blanquea ciertos manejos de dinero con excepciones, traducido, facilita el financiamiento político en negro y evade que algunos aportantes queden expuestos en las declaraciones juradas que deben presentar los partidos políticos.

“Este instituto apunta a trabajar en un plan de gobierno para y por Avellaneda”. “No estamos juntos para la elección sino para llevar adelante políticas de gobierno para establecer en Avellaneda, para llegar bien a las elecciones del 2023”

Bueno, la gran mentira e improbable, primero porque el instituto apunta a generar propaganda política eludiendo los limites de las campañas, no tiene propuestas concretas de ningún plan y mucho menos para los vecinos de Avellaneda, primera mentira sin desarrollar de Gallucci.

“No me genera nada que Massa sea ministro. No presentó ningún proyecto para mejorar a las pymes. Personalmente no me genera nada positivo. En lo personal, creo que el problema del Gobierno es que piensa que la economía es problema de un solo hombre. No importa el hombre si no tenés un plan de gobierno trazado».

Lo único honesto y coherente de Gallucci, asume que no le importa, pero se equivoca cuando lo hace en un contexto político y no personal, lo que él sienta o piense es de su parecer, pero es concejal de un partido y se debe a sus votantes pero a todos los vecinos aún los que no lo votaron o son de otro espacio político.

Este supuesto instituto es un fraude, la «propuesta académica» un chiste al que le queda grande esa definición, las clases suelen ser 4, digo, ¿qué se puede aprender en 4 clases? y obviamente online, los tutores son además de cuestionables, poco objetivos, con lo cual todo es una puesta en escena, una ilusión y un fraude para el incauto que cree que lo van a capacitar o brindarle algún aporte cultural, de las pavadas que ha publicado Gallucci, esta seguramente se lleva todos los números.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.