Un PAMI que da vergüenza

Pasan los gobiernos, los funcionarios y los años, pero la administración del PAMI lejos de mejorar sigue siendo burocrática y alejada de la realidad de la mayoría de los afiliados.

Todos los gobiernos hablan del PAMI y de logros que no influyen realmente en la calidad del servicio, los adultos mayores siguen teniendo un servicio indigno.

Con la llegada de Loana Volnovich uno no esperaba magia, pero sí que se tuviera en cuenta la dignidad de los afiliados o como ella misma decía garantizar el acceso a los beneficios con los que se creo el PAMI, la realidad es que nada de ello a la fecha se ve.

Existe incluso una especie de culpa del «Gran Bonete» cuando se realizan pedidos de informes al organismo, ellos que son los que administran el PAMI suelen excusarse en que el reclamo por la mala atención deben hacerlo en el lugar donde se hacen las prestaciones. Es decir, o te toman de estúpido o ellos son muy ingenuos para el trabajo que realizan, porque implica reclamarle al que no hace bien su trabajo que se auto investigue o sancione, raro.

No voy a cargar todas las culpas en la actual gestión, pero tampoco ser tibio al tener que criticar la frivolidad con la que se administra el PAMI, antes que ofrecer el Pre Viaje, al que pocos pueden acceder y beneficiarse, mejor ocúpense de la salud, sin salud el resto es trivial, espero que la especialización en gestión pública del C.V. de Volnovich se note y no sea solo algo para sumar una capacitación que no se ve por ahora.

Los invito a escuchar y ver la segunda parte de la editorial.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.