Todo igual

  En los primeros meses del mes de junio, el Ministerio de Seguridad de la Nación, anunciaba una medida que causo sorpresa, los efectivos de la Policía Federal pertenecientes a la Superintendencia Metropolitana, de quien dependen las 53 comisarías capitalinas, no podrían hacer uso de los mensajes de texto o SMS, durante su horario de trabajo.

La medida generó algunos comentarios en contra y sorpresa en otros, personalmente me pareció una de las medidas más correctas, teniendo en cuenta lo distraídos de muchos efectivos policiales en la calle, con riesgo personal y de terceros al no estar atentos. Pero como toda medida, si esta no tiene aceptación en la fuerza, y quienes deben hacer cumplir las disposiciones las rechazan, las mismas se vuelven solo expresiones de deseo.

A más de un mes de la disposición ministerial, son muchos los casos en los que se observa un alto incumplimiento de la misma, especialmente por parte del personal femenino, al punto de que a la falta de cumplimiento, también se arriesga su integridad y la seguridad del objetivo a vigilar, como es el caso de los bancos, que son los blancos preferidos de los delincuentes en los últimos meses.

En esta fotografía tomada en el Banco Nación, de la Av. Caseros, sucursal Parque Patricios, dos entidades quedan expuestas por la distracción del efectivo, el citado banco y la sucursal del Banco Ciudad, ubicada enfrente.

Si bien se aseguró que la sociedad podría denunciar el incumplimiento de la normativa, no se han obtenido respuestas de las denuncias por parte de alguien del Minisetrio de Seguridad Nacional. Es de esperar que las autoridades correspondientes nos demuestren a los ciudadanos de que las medidas anunciadas son en realidad de cumplimiento efectivo y no anuncios mediáticos que maquillan la inseguirdad.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *