Silvia Diana, opinar por opinar

Los referentes de la UCR local siguen sin intenciones de mejorar sus discursos, quizás por limitaciones personales, quizás porque saben que sus militantes y votantes no cuestionan la falta de consistencia en las declaraciones mediáticas, resumido, dicen cualquier cosa para la gilada que los aplaude, pero no piensan.

Antes que alguno de los sensibles dirigentes o militantes se ofenda que en eso sí son rápidos, voy a justificar las incoherencias en este caso de la concejal Diana.

Dijo Raquel:

“No veo un superministro, la mayoría de los funcionarios de las carteras le responden a Cristina”

Parece que es muy tentador o hay una bajada de línea muy evidente de mencionar a Cristina, en eso que ellos inauguraron del «Ah, pero …» no se trata de lo que ella ve, sino de que haga una descripción clara de quien debe interpretar lo que ella dice ver, salvo que Diana además de ser incoherente sea infantil y pretenda que uno adivine que ve, en una especie de veo veo.

“no parece que sea un superministro, dieron demasiadas expectativas, pero después en los hechos, si bien agarró unas carteras como ser la de Agricultura, Ganadería, Pesca, Hacienda, le quedaron funcionarios muy cristinistas».

No veo, no parece, sigue la concejal diciendo sin decir nada, es sencillo, no es por esto y lo fundas, ese uso del potencial es muy del periodismo amarillista y efectivista del tipo Crónica donde se tira una noticia en potencial, sos política, se te paga por serlo, lo menos que podés hacer es informarte y ser coherente, se supone asumiste una obligación por la que te postulaste.

No alcanza con decir que los funcionarios son muy cristinistas, ¿cómo sería un funcionario muy cristinista?, porque sería como decir que alguien es más o menos capaz por su creencia religiosa, por su club de fútbol, no sé, aplica a cualquier creencia, afinidad o ideología, motivos que no invalidan para el cargo, como sí lo hacen las incompatibilidades y de eso vos nunca opinaste, raro.

«Uno de ellos es Carlos Castagneto al frente de la AFIP. Tampoco pudo cambiar al presidente del Banco Central, si bien cambiaron dos directores, el subsecretario de Energía, el famoso Federico Basualdo que se peleaba con Martin Guzmán, ni él ni Silvina Batakis pudieron correrlo, hay qué ver ahora que pasa”

Quizás es uno de los párrafos más ridículos de Diana, la sola lectura parece más de un programa de chimentos que de una mujer profesional de la política, todo opiniones que para peor cierra con un hay que ver, ¿quién sos Capusotto?.

“Independientemente de los nombres, el punto está en que son áreas en las que las medidas que va a tener que tomar el Gobierno de fondo tienen que ver con esos funcionarios, las medidas tienen que ser de fondo porque es lo que espera el mercado y todos nosotros, porque hoy volvió a subir el dólar. Esos funcionarios le van a tener que responder a Massa y no a Cristina Kirchner, ahí veremos que superministro tenemos”.

Luego de opinar, de dar algunos nombres sin justificar sus menciones, termina, desdiciéndose ella misma, ya no importan los nombres, habla de la subida del dólar, ocultando que ha sido algo inestable y dice veremos que superministro tenemos, entonces, todo lo anterior fue una pérdida de tiempo por no decir al pedo, ya que existe una espera.

“Dicen los economistas -recordó la edil de Juntos- que para el 15 de agosto nos quedaríamos sin reserva netas, tendrían que estar juntando unos 10 mil millones de dólares que no sé de donde lo van a sacar, ahora si siguen apretando al que produce lo veo difícil”.

Y remata sus incoherencia y chismes sin sustento con un el 15 de agosto nos quedaríamos sin reserva neta, según los economistas, que no puede identificar, lo correcto es decir, fulano y mengano, economistas dicen, tal o cual cosa, no este mamarracho que no es informativo ni es hacer política.

Termina con un NO SÉ, lo único que coincidimos, que no sabes es evidente, como es evidente que sos una vergüenza, deja de perder el tiempo y ponete a trabajar que bastante caro nos salen los concejales, sus asesores y sus gastos como para que hables sin saber.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.