Sebastián Villa beneficiado por la justicia, no todos somos iguales ante la Ley

Finalmente, todo lo que se generó alrededor de la denuncia por abuso sexual con acceso carnal, antes definido como violación del jugador de Boca Sebastián Villa, terminó desinflado como un globo cuando el Juez de Garantías de Esteban Echeverría Javier Maffucci Moore rechazó el pedido de detención del acusado, algo insólito en un Juez que ha ordenado no solo detenciones sino que ha convalidado prisiones preventivas de acusados sin pruebas, pero claro no eran jugadores de un club de primera.

El otro hecho que debería preocupar a la sociedad y del que los medios no hacen una sola mención periodística es la fácil aceptación de la Fiscal Vanesa González quien es la representante del Ministerio Público Fiscal en la UFI temática de Violencia de Género, es decir, si la persona que se supone representa los intereses de la víctima y la sociedad toma una posición pasiva y complaciente, solo se beneficia el acusado y su defensa descansa.

Se supone que el Art. 16 de la Constitución Nacional establece que todos somos iguales ante la Ley, pero esto parece no aplicar con Sebastián Villa, que no es el responsable del sistema judicial corrupto que tenemos, porque todos sabemos que si el acusado fuera un simple trabajador, con la sola denuncia estaría detenido hace rato y sin ninguna contemplación, las excepciones para no ir a una indagatoria eran una situación de salud grave, es insólito que se le reconozca como justificativo el hecho de que tenga que ir a jugar un partido de fútbol.

La señal es muy mala, no solo nos refriegan en la cara que la mayoría de los ciudadanos somos de segunda categoría y con los derechos y garantías limitados, sino que solo pasa en la Argentina, cualquier ciudadano imputado y procesado por un delito en otro país no tiene contemplaciones de ningún tipo, Villa está mejor en la Argentina que es su propio país.

Tanto dinero gastado en campañas, fiscalías temáticas y hasta un ministerio de la Mujer, Diversidad y Género para que todo quede en la nada o vaya tan lento que termine prescribiendo.

La conclusión es que tenemos un Procurador General como Julio Conte Grand que me he cansado de escribir y decir es un ineficiente, tan baja es la estadística de drogas que se puede hablar de una narco procuración, por el lado de los jueces, la Corte Bonaerense parece competir seriamente con la Suprema Corte de la Nación en los polémicos fallos y la falta de ejercicio del control de los magistrados.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.