Pablo Sirvén y el periodismo servil

El domingo 17 de enero del 2021, el diario La Nación publica el artículo «La madre de todas las batallas», firmado por el periodista Pablo Sirvén, quien ya en el primer párrafo de su nota, sacude al lector con una definición del Conurbano por lo menos poco acertada, Una vez más, este año la madre de todas las batallas será la provincia de Buenos Aires, ese territorio inviable en cuyo africanizado conurbano se deciden electoralmente los destinos de la Patria.

La idea que con una metáfora discriminadora y un eufemismo típico de los que se creen tienen el don de la escritura para ocultar sus propias miserias, es repudiable, más allá que es celebrada por el sector al que representan los medios donde desarrolla su actividad «periodística».

Una breve reseña de quién es el miserabilis que firma la nota.

Pablo Sirvén nació en 1957 y es secretario de redacción del diario La Nación. Estudió en el Instituto Grafotécnico y realizó estudios de posgrado en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de Navarra (España). Es autor de los libros Quién te ha visto y quién TV, El rey de la TV, Estamos en el aire (con Silvia Itkin y Carlos Ulanovsky),¡Qué desastre la TV! pero cómo me gusta (con Ulanovsky), La mirada incandescente y Breve historia del espectáculo en la Argentina. Fue director periodístico del Diario de Cuyo, vicedirector de la revista Noticias, director de la revista Nueva y jefe de Espectáculos del diario La Nación. Recibió los premios Konex de Platino 2007 y Santa Clara de Asís 2007.

El hombre, dedicado al espectáculo, aprovechan sus superiores y le bajan línea para que opine de política, algo que es evidente no es lo suyo porque el término «africanizar» está lejos de ser correcto para describir al Conurbano y termina resultando un tiro en el pie, ya que la conclusión por elevación es que, si la provincia de Buenos Aires define una elección nacional, el mérito de quien gane la provincia es proyectar la política como el poder de los africanos, porque Sirvén parece desconocer la historia política mundial, donde el poder es del pueblo en su mayoría y no de una élite que a lo sumo controla los medios y los mercenarios que escriben y conducen por una bajada de línea.

Cuando dice que la provincia de Buenos Aires es un territorio inviable, da por cierto en su forma de pensar, que no hay gestión posible para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, entonces surge la pregunta lógica, ¿para qué dice que será la madre de todas las batallas?, ¿qué sentido tiene que Juntos por el Cambio busque gobernar un territorio tan nefasto?, porque en África las batallas por el poder tienen un contenido económico y es el de hacerse de las riquezas naturales y explotar a sus gobernados, que yo sepa la provincia de Buenos Aires no tiene diamantes y me preocupa que si firma un artículo con estas definiciones, las intenciones de Mauricio Macri, Larreta y Vidal sea la de explotarnos y no mejorarnos, algo que se emparenta con el pensamiento de Bolsonaro, que hizo todo para ser presidente, quebró Brasil con su presidencia, no pudo controlar la pandemia y terminó culpando a los brasileros porque no saben hacer nada.

El artículo carece de objetividad y es redactado a la medida y gusto del macrismo, arengando a los activos odiadores sin sentido con un pasaje donde Sirvén justifica la pérdida de las elecciones de Macri a un Peña tímido y a un gobierno que se dejó pegar sin reaccionar, no menciona ni al pasar a la desastrosa gestión política y peor aún las medidas económicas de un gobierno que se endeudó, que fugó el préstamo del FMI a cuentas de funcionarios y amigos del poder, dejando al pueblo con una millonaria deuda por 100 años, algo así no se puede omitir si se quiere ser un periodista profesional y no un escriba del poder que necesita volver a poner una pata dentro de la política para obtener poder y negociar impunidad.

Destaca como una política aguda a Carrió, a esta altura y por los dichos que suele lanzar Lilita, si un medio grande va a destacar a una mujer como esta, somos un chiste para el mundo, no tengo registro en la memoria de una política que los medios de su país destaquen y que se acueste detrás de un auto con una muñeca o que diga que hablo con el Coronavirus y que en junio se iba, si la salvación de Juntos por el Cambio y el país es Lilita Carrió, que el meteorito no falle.

La frutilla del artículo es sin dudas el rol que le endilga a Mauricio Macri, quien dice el autor que cuando habla impacta y sacude a la sociedad y a los seguidores para empoderarlos, resulta casi un chiste que se quiera poner a Mauricio Macri en un papel casi de estadista, primero porque aún con asesores, profesores, coach y gastos millonarios en medios de prensa y periodistas no pudo nunca dar un discurso coherente, lee mal, pronuncia mal y suele inventar palabras, su frase que la política es como jugar al ajedrez, pero sin dados, es por sí misma la presentación de quien es Mauricio Macri.

Por eso la nota tiende a victimizar a Juntos por el Cambio, como los buenos de la película, agredidos por un peronismo que desacreditaba todo lo que hacia el gobierno de Macri y por una Cristina que logró unir al peronismo, con eso le alcanzó a Cristina para bailando una danza coaptar a los africanos del Conurbano inviable de Servín.

Llegar a la ancianidad, después de ganar premios como el Konex, aún cuando sea por su trabajo en espectáculos, para terminar firmando un artículo tendencioso, que solo busca beneficiar a un sector de la política, es no tener dignidad.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *