Maximiliano Galucci y la oposición tonta

Sin dudas la oposición en Avellaneda poco tiene para mostrar, a pesar de la pobre gestión de gobierno que administra el intendente interino Alejo Chornobroff y la candidata Magdalena Sierra, Juntos por el Cambio no supieron aprovechar la situación política para mejorar su comunicación y como hacen los mediocres se conformaron con sostener su espacio y votantes.

Lanzado a una de las peores campañas en cuanto a calidad, propuestas y sus personajes, Galucci vuelve a mostrarse en la prensa con pauta para mostrar lo único que es, un enorme hipócrita que subestima a la gente.

Sus declaraciones:

Maximiliano Galucci, criticó al Gobierno por las medidas adoptadas luego de las PASO y consideró que “son manotazos de ahogado continuos que meten para dar vuelta un voto”.

El edil señaló que “el Gobierno toma medidas pensando que la gente es tonta” y aseguró que “el Frente de Todos carece de gestión hace dos años”.

“La solución no es con más platita en el bolsillo como dijo Gollan”, manifestó sobre las declaraciones que le atribuyeron al candidato a diputado nacional por el oficialismo.

En ese marco, se refirió a las especulaciones sobre los nuevos anuncios que haría el Gobierno de un nuevo plan económico que incluiría la entrega de “un nuevo IFE” y afirmó que “la gente no es tonta”.

“Venimos de la cuarentena más larga del mundo y estamos dentro de los 10 países con más cantidad de muertos por millón”, mencionó Gallucci y agregó que “los chicos no fueron al colegio durante un año y medio y miles de pymes y comercios fundieron”.

En esa línea, atribuyó la crisis generada tras los resultados de las PASO, que incluyó cambios los gabinetes nacional y provincial, a que “el Gobierno no tiene un programa económico, político ni ningún proyecto” y comparó con otras polémicas anteriores.

No hay que ser un iluminado para saber que el gobierno nacional ha tenido una gestión muy desprolija, he sido uno de los primeros en criticar la falta de valor del presidente para hacer cumplir sus propios decretos y ha sido el propio presidente por su tibio proceder el que termina envuelto en el escándalo de la foto de la fiesta en Olivos, una más de las fiestas que celebraron en iguales condiciones los líderes de la oposición que apurados salieron a criticar y cuando se conocieron sus fiestas pasaron al silencio. La realidad es esa, está mal para todos, pero parece que lo que mejor le sale a Juntos por el Cambio es jugar al tonto.

Cuando Galucci habla de que la solución no es con más platita en el bolsillo, es inevitable no recordar sus varios empleos públicos con varios sueldos del Estado y su negativa a que se informe sobre su declaración jurada patrimonial, digo, justamente Maximiliano no es la persona despojada de dinero que se acerca más a ingresos deshonestos que a trabajos ganados por su capacidad.

Al hablar de aumentar la asistencia económica para los sectores más bajos, el gran mentiroso de Galucci olvida al parecer que el gobierno de Mauricio Macri superó a los gobiernos peronistas al triplicar no solo los planes sociales, sino también al inflar de cargos públicos la Administración Pública, llegando al ridículo de crear una dirección general de bicisendas, entre otros sin olvidar el cargo que nunca pudo explicar el filósofo Alejandro Rozitchner cuando le preguntaron por sus funciones dentro del gobierno y que llego a comparar a Macri con Batman (no aclaró si el héroe o el personaje jefe de la mafia de la serie La Reina del Sur).

Cuando Galucci habla de las virtudes de Diego Santilli, MIENTE, el «colorado» actualmente tiene al menos 4 procesos judiciales donde tiene mucho que explicar y podría seguir sumando causas, el punto débil de Santilli son los números o las cuentas que no le cierran, enriquecimiento poco claro, evasión, lavado de activos y hasta que se postuló Santilli además de ser el vicejefe de Gobierno era el titular del Ministerio de Seguridad y Justicia de CABA donde justamente el concejal Maximiliano Galucci también tiene o espero haya imitado a su jefe y renunciado a su cargo jerárquico, vaya uno a saber cómo puede cumplir con sus trabajos de concejal en Avellaneda y de directivo en CABA.

Hay que ser un caradura para que un impresentable de la política señale en otros la ausencia de proyectos o peor aún habla de falta unidad, si quiere le hago un audio de las miles de internas de Juntos por el Cambio, la UCR y el PRO del que forma parte en Avellaneda, donde no dejaron afuera nada, hasta los escándalos de parejas políticas que se engañaron hasta en la cama, ¿pueden ser creíbles estos personajes?.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.