Marcela Garmendia debe revocar la prisión domiciliaria de Juan Ignacio Buzali

La Jueza de Garantías 5 de La Plata, Marcela Garmendia, debería revocar la prisión domiciliaria con la que se beneficio a Juan Ignacio Buzali, luego de que su esposa la diputada Carolina Píparo reconociera haber tenido un encuentro con una de las víctimas de su marido en una casa y haberle entregado al joven un celular, un par de zapatillas y la suma de $2000.-

Este acto irregular y poco ético, es una clara maniobra para influir en una de las víctimas de cara al juicio oral y mejorar la situación procesal de Buzali que se descarta será condenado por su acción irracional y peligrosa que pudo haber matado a inocentes por el solo hecho de confundirlos con delincuentes, esto es entorpecer la causa más allá de que la instrucción se encuentra casi finalizada y con ese argumento la Jueza en los considerandos de la prisión domiciliaria entendía que no podía Buzali entorpecer la causa, bueno, la jueza parece subestimo la torpeza de Píparo.

La cosa se agrava si se tiene en cuenta que al momento del ofrecimiento la víctima era menor de edad.

La falta de vergüenza que tiene Carolina Píparo solo es similar a su miserable entendimiento de lo que es la solidaridad que ella siente por una de las víctimas que casi mata su marido. No solo reconoce que existió una reunión con una de las víctimas, sino que reconoce haberle entregado un par de zapatillas un celular y la suma de $2.000.-Quienes suelen defender a esta impresentable de la política parece que son tan ridículos que no se dan cuenta de la persona que hoy es Carolina Píparo.

Ya tiene acusaciones de tratar de eludir el proceso, de usar influencias, de desacreditar a las víctimas a las que abandono en la calle sin saber la gravedad de las heridas y luego de la campaña que no le funcionó donde denunciaba que era víctima de una venganza política, ahora SOLA, comete este acto de soborno a una víctima que la pinta como lo que es UNA PERSONA DESPRECIABLE. Que barato que es acomodar su situación y que BARATA es para ella la vida de otra persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.