La Cornisa mostró el pasado oculto de la familia de Brenda Uliarte y se conocieron testimonios sobre que ejercía la prostitución

Silvia Vallejos vivió en un monoambiente que alquilaba Leonardo Uliarte en su casa en Juan Irigoin al 1500 en el partido de San Miguel. Lo hizo durante dos años hasta que, en el verano del 2022, decidió mudarse cansada de conflictos con la familia de Brenda, procesada como coautora del delito de intento de homicidio calificado con premeditación.

El 21 de julio de este año, 49 días antes de que el nombre de «Ambar» -por Brenda Uliarte- apareciese vinculado con el intento de asesinato a Cristina Fernández de Kirchner, Vallejos acompañó a su hija de 16 años, Natalia Bee, a denunciar a Leonardo Uliarte a la comisaría Primera de San Miguel. Allí la adolescente relató el hostigamiento y acoso sexual sufrido cuando tenía 14 años por el padre de Brenda Uliarte. El suboficial que le tomó la denuncia no quiso asentar la supuesta violación que habría sufrido la menor. La familia de Natalia no tuvo más respuestas de la justicia.

Ante las cámaras de La Cornisa, Vallejos relató que la familia Uliarte se codeaba con barras bravas de San Miguel, se jactaba de salir de caza con rifles de aire comprimido y que en el kiosco no trabajaba Brenda tal como relató su tío en televisión: «Cuando tuve problemas con la familia, llamé a la policía y me dijeron «Se tiene que ir de acá, esto es así». Para Vallejos, en el kiosco de los Uliarte «todos saben que se vendía droga». Vallejos aseguró que los Uliarte tienen un buen pasar económico que no se justificaba con las ventas del pequeño local comercial y que «son de lo peor, tanto Brenda como el padre, no se entiende que aún no los allanaron, si entran ahí, no se sabe qué pueden llegar a encontrar».

Con la autorización de sus padres, Natalia Bee, relató ante las cámaras de La Cornisa, el acoso y  hostigamiento del padre de Brenda durante los dos años que vivieron en el monoblock de Irigoin al 1500, propiedad de Leonardo Uliarte: «Me sentaba en el pasillo a tomar mate y Uliarte venía a charlar. Llegó al punto de amenazarme, golpearme y violarme. Me tenía amenazada y, en ese momento, no sabía que hacer, no pude decírselo a nadie durante mucho tiempo, tenía mucho miedo». 

El 21 de julio, madre e hija se presentaron en la comisaría de San Miguel a relatar lo sucedido. Sin embargo, Uliarte la siguió llamando a su celular a altas horas de la madrugada. Cuando Vallejos y su hija adolescente vieron a Brenda Uliarte en televisión, se presentaron al canal Crónica TV para contar lo que habían sufrido. Quedaron en llamarlas, como en la comisaría Primera de San Miguel. Pero no fue así.

Prostitución

Se conocieron testimonios que avalan los dichos de que además de la venta de contenido erótico, Brenda junto a Fernando Sabag Montiel ejercía la prostitución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.