Juan Federico Francisco Rodeiro, una triste historia

En las redes sociales, hay un mundo de gente que al no encontrar su lugar en la vida real, aprovechan los grupos para dar rienda suelta a sus miserias, suelen hacer comentarios burlándose de otros miembros y creen que sus tonterías de adolescentes son graciosas, es algo así como la leyenda del payaso que por dentro sufre pero en el 2020.

Algunos como Juan, son jóvenes que no pudieron desarrollar una carrera y la falta de capacidad para un emprendimiento los llevó a ser un simple vendedor, así para estar presentable, no les quedó otra que recurrir a usar lentes «truchos», trajes de baja calidad en las telas y ser una especie de copia china, pero una copia de un vendedor, ¿hay algo más triste que ser de pies a cabeza una copia barata?.

Ese resentimiento por la vida mediocre de tener que ser un empleado que depende de poder vender algo para mejorar el salario, lleva a estas personas con ambiciones que no pueden satisfacer a buscar protagonismo en los grupos, los mediocres, los que no tienen nada que mostrar, por ejemplo en grupos de autos los que más se burlan del resto son los que no tienen dinero para cambiar un foco, por eso necesitan ocultar sus limitaciones en la descalificación de otros, antes le decían envidia, ahora ellos dicen ser los que tienen buen gusto? jajaja un tipo que usa réplicas de baja calidad, de verdad cree tener buen gusto?, bueno, para estas liendres online, van sus 10 minutos de fama que es lo que lleva hacer esta mención.

Llegaste a un medio, para que todos sepan, quien sos y lo que sos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.