Huelgas de hambre en establecimientos del SPB, ¿la venganza de Vidal?

El SPB, ha sido desde hace muchos años objeto de denuncias varias, la CPM y el CELS, han sido los que más denuncias e informes sobre la situación carcelaria han elaborado y muchos de ellos terminaron en fallos de la Corte Suprema Bonaerense por las vejaciones a los DDHH de los procesados y condenados, muchos con un exceso en la aplicación de la figura de la «prisión preventiva».

Las condiciones de los alojados en las Unidades Penales de la provincia de Buenos Aires, salvo escasas excepciones, son pésimas, desde lo edilicio hasta la alimentación de los internos, pasando por la corrupción propia de una fuerza de seguridad donde los controles estatales se diluyen y a casi nadie le interesa las condiciones en las que se encuentran los internos.

No es solo falta de interés y cumplimiento de sus obligaciones por parte de funcionarios del Ejecutivo, sino desde el Poder Judicial, que son quienes generan superpoblación y hacinamiento, luego se muestran sorprendidos cuando se producen muertes evitables, abusos y falta de atención médica de quienes no pueden ser tratados en las unidades penitenciarias.

Contrario sensu, cuando se dan a conocer los números que se gastan por detenido, uno sin muchas cuentas bien podría alimentarlos con delibery, tampoco quedan fuera denuncias de internos obligados a salir a robar para mejorar sus condiciones o simplemente no pasar hambre.

Ahora en muchas de las Unidades Penitenciarias se conoció que existen internos hombre y mujeres en huelga de hambre, reclamando celeridad en las causas, morigeraciones y alimentos.

Hace solo unos días la CPM denunció la falta de entrega de alimentos y una alimentación deficiente donde faltan alimentos necesarios para mantener la salud medianamente. Desde el gobierno de la saliente María Eugenia Vidal, prometieron solucionar la situación, pero ya de por sí, resulta ilógico que un gobierno, un ministerio y una fuerza no adopten medidas para evitar que los internos alojados puedan alimentarse, eso por sí solo constituye una grave falta y delitos vinculados a la administración, el abandono de persona y el incumplimiento en los deberes de funcionario público al que se puede agregar la malversación de caudales.

No es un dato menor la conducta de CAMBIEMOS, JUNTOS POR EL CAMBIO o el PRO, en cuanto a dañar cuando no ganan, lo hizo Mauricio Macri luego del resultado de las PASO con la economía, en las cárceles la derrota fue superior al 70%

El saliente ministro Ferrari cumplió en parte y solo fue un paliativo, las raciones enviadas no alcanzaron y las huelgas se han extendido a otras Unidades Penales como por ejemplo el Pabellón 3 femenino de la Unidad 40 de Lomas de Zamora.

Será ahora el turno de que el nuevo ministro de justicia bonaerense Alak se ocupe de corregir y denunciar a quienes han vulnerado derechos y puesto en riesgo la salud de los internos.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.