Gallucci y Santilli, devolución de favores

Maximiliano Gallucci, el impresentable concejal de Juntos por el Cambio de Avellaneda y a la vez funcionario del Gobierno de la Ciudad, termina mostrando por un lado que hacen la misma política corrupta que denuncian en el peronismo y por el otro, que no estaba equivocado cuando apuntaba a que Maximiliano Gallucci debía dar varias explicaciones, entre ellas las de negarse a brindar información pública sobre sus cargos como funcionario público.

Fui el primero en solicitar informes al Gobierno de la Ciudad sobre el cargo y funciones de Gallucci en el Ministerio de Seguridad y Justicia de CABA, aún antes de la denuncia penal y en la Oficina Anticorrupción que hicieron contra el ambicioso muchacho, la respuesta fue que Maximiliano Gallucci se oponía a cumplir con el requerimiento.

Hoy se puede afirmar que si Gallucci es un funcionario corrupto, por no cumplimentar con los requisitos de la declaración jurada patrimonial y por ser parte de la campaña de Diego Santilli en la provincia de Buenos Aires, cuando este es su jefe en el ministerio, también lo es Santilli que tiene de promotor político a un empleado de menor jerarquía.

Mientras se acerca la campaña política, ya se puede ver por el centro de Avellaneda costosa publicidad que tiene como actores principales a Maximiliano Gallucci y Diego Santilli. El macrismo son los propagadores de reducir el déficit del Estado, promocionaban los despidos, pero a la hora de manotear cargos parecen perder la memoria, pasa que hacer política es muy caro.

Ese encubrimiento de la conducta poco ética de Gallucci por parte del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta se entiende con la figura de Diego Santilli recorriendo la calle Las Flores en Wilde hablando con comerciantes que para peor también deben soportar la visita política y de campaña del trío oficialista de los Alessi y Leiva.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *