Florencia, otra joven muerta tras las rejas

cárcel-de-mujeres-EzeizaFlorencia Cuellar apareció sin vida hace algunas horas en su celda de la cárcel de Mujeres de Ezeiza. Aún no están claras las causas de su fallecimiento, aunque si son contundentes las responsabilidades de los agentes del Estado que la mantenían bajo su guarda.

Como se sabe, los servicios penitenciarios de este país ostentan el record de asesinatos y «suicidios» en un sitio donde nadie debería morir, como es la prisión. Tras estos mismos barrotes, este mismo Estado carga las culpas sobre las muertes de Silvia Barby Nicodemo y Romina La Colo Leotta (2009); Noelia Randone y Vanesa García Ordoñez (2010); Alé La Tucu Del Valle (2011); María Laura Acosta, Cecilia Bebu Hidalgo y Florencia, en 2012. Todas mujeres jóvenes que deberían estar vivas. Si alguna tenía problemas psicológicos, entonces aún más debió ser resguardada y contenida.

Si alguna sucumbió bajo la «faca» de otra presa reclutada por el Servicio que terceriza la tarea, entonces se agrava la responsabilidad de «los grises». Si existió una pelea, supongamos, no inducida por los penitenciarios, nunca debió suceder porque para evitarlas se suponen que están. No existe variable que exima de culpa, por la vida de nuestras compañeras, a quienes regentean las cárceles de mala muerte de la Argentina bajo el gobierno que más hijos e hijas del pueblo asesinó de uno y otro lado de las rejas, luego de la dictadura cívico militar.

Fuente: AW

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.