Ferraresi y Mendoza blanco de todas las criticas vecinales

Existe en la Argentina, más de una realidad, por un lado la que te muestran los grandes medios, que pauta mediante se posicionan de un lado y del otro, la de los medios que se dicen independientes pero por temor a los trolls de un lado y otro solo se animan ha dar pequeñas noticias locales y la que viven los vecinos que hoy no dudan en expresarse por las redes sociales.

Si bien con el macrismo en campaña y en el gobierno las redes sociales fueron el lugar preferido para instalar los ataques de los trolls y hoy se disputan las redes los que agitan y sostienen la grieta, es sencillo detectar a los vecinos genuinos, esos que por lo general putean y que a la vez quieren creer, porque de lo contrario hay que volverse anarquista.

El uso y abuso de los contagios de Coronavirus como noticia encubre otras realidades, la marginalidad, la pobreza, la corrupción, el clientelismo y la improvisación.

Ferraresi, intendente de Avellaneda, curiosamente permitió que muchos vecinos y comercios violaran la cuarentena, digo, es más económico para todos la prevención que el gasto millonario que implica cerrar un barrio, además de que mantener en el lugar a más de 300 policías deja sin seguridad muchas zonas que ya venían castigadas y eso los vecinos lo critican y lo viven, no se los cuenta nadie, barrios como Gerli han tenido un alto incremento de los delitos y un cambio en lo que eran sus calles, hay sectores donde la venta de drogas es una postal diaria, sin horario y en muchos casos vendedores y consumidores menores de edad, algo que hace años pasaba en Sarandí, que nunca fue atendido por las autoridades y hoy las denuncias de robos y hechos violentos, incluidos homicidios son algo habitual y al parecer sin retorno.

En prevención de salud y seguridad la gestión de Jorge Ferraresi es de regular a mala, no es casualidad que en tiempos de Mauricio Macri, la AFI haya puesto bajo la lupa a la comisaría 3ra ubicada en Dock Sud y no justamente por los barrios humildes que posee en la jurisdicción.

Por el lado de Mayra Mendoza, su llegada a la intendencia prometía un nuevo aire para los vecinos castigados por el delito y la mala gestión de Martiniano Molina que poco ha dejado para mostrar como mérito y mucho para criticar, pero Mayra que parecía ser PUEBLO, entender las necesidades urgentes de los vecinos se fue por las ramas del populismo extremo, ese que solo tiene discurso o relato, pero que en la practica no cambia nada, al igual que Ferraresi le falta presencia en lo urgente, si los responsables de la seguridad no ven a un político con responsabilidad en lo que se hace y cómo se hace, lo harán de la forma más cómoda para ellos, que Sergio Berni quiera instaurar la leyenda del Cuco que recorre de sorpresa las comisarías no es algo que cambie años de falta de controles, existe una preocupante ignorancia en seguridad de parte de los políticos responsables de la seguridad, Berni con sus supongamos buenas intenciones parece desconocer los métodos universales para medir y controlar la eficacia de la policía que no es justamente la de hacer crecer su imagen, porque se lo termina comiendo el personaje y todo sigue igual.

Una foto publicada por vecinos de Quilmes donde se ve a personal de Gendarmería fumando en una estación de servicios a la vista del Director de Tránsito Pedro Guevara, demuestra eso de que si no hay control, el descontrol viene solo, incluso por quienes deberían cuidarnos.

Otros intendentes tienen similares problemas o peores, como es el caso de Insaurralde en Lomas de Zamora, pero el tipo tiene una baja exposición pública o Grindetti en Lanús, donde los vecinos no dejan de putear por la inseguridad pero tiene un control unificado de la policía en su municipio y no hay una oposición que apueste a que vuele el municipio y el caos.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.