El Rey Voxer fue procesado con prisión preventiva por los delitos de Trata de Personas, promoción de la prostitución

Cristian Montes de Oca fue procesado con prisión preventiva por los delitos de trata de personas, promoción de la prostitución y abuso sexual; se aprovechaba de la situación de vulnerabilidad de las víctimas

se presentaba como manager de artistas y productor de TV y publicidades. Pero era una farsa, una puesta en escena para captar a personas que aspiraban a ingresar en el “mundo del espectáculo”. Como “prueba” para poder acceder a un trabajo debían tener relaciones sexuales con él. Los encuentros íntimos eran filmados y subidos a un canal de YouTube, El rey Voxer. En una de las grabaciones que se podían ver en la Web, la víctima era una menor de edad.

Así surge en una resolución del juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena donde procesó con prisión preventiva a Cristian Montes de Oca, el falso representante de artistas que se hacía llamar El rey Voxer, por los delitos de trata de personas con fines de explotación sexual agravado, promoción de la prostitución y abuso sexual, entre otros. El magistrado le trabó un embargo de $3.500.000.

La investigación, donde se usó la figura del agente revelador, para lo cual una detective de la Policía de la Ciudad se hizo pasar por una persona interesada en los “trabajos” que ofrecía el sospechoso, comenzó el 13 de marzo pasado, cuando se recibió una denuncia anónima en la línea 145 del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata.

“El denunciante indicó en dicha oportunidad que al ingresar en el canal de YouTube de Cristian Montes de Oca se podía visualizar un video titulado ´El rey Voxer presenta a la Víctima A1 [como la Justicia identificó a las damnificadas]´, donde se podía ver a una niña de aproximadamente 14 años siendo abusada sexualmente por un adulto, sin aportar mayores datos”, según se desprende del expediente judicial.

El estafador y degenerado usaba varios alias Sergio Montero o bien, Cristian Montes de Oca, alias Cristian Montes, Cristian Miguel Montes, Leo Cristian, Leo Marin y quién sabe cuántos seudónimos más que utiliza para aprovecharse de las personas.

Y usaba para promocionarse y captar a sus víctimas las redes sociales, las cuales a pesar de los supuestos controles y moderadores a la fecha continúan publicaciones que violan las «normas comunitarias». Ejemplos YouTube, Facebook, Instagram y los programas de mensajería como WhatsApp y Telegram, este último un reducto de pornógrafos y pedófilos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *