Daniel García de tanto vender humo se evaporó

El Defensor del Pueblo de Avellaneda, Daniel García o «el loco», inició su mandato con una fuerte presencia en las redes sociales y los medios que reciben pauta de la defensoría y que por dinero dejan de ser medios periodísticos para ser una cartelera de García y su venta de humo.

Ya la anterior Defensora del Pueblo María Laura Garibaldi abusaba del presupuesto de la defensoría para usar esos medios y denunciar campañas en su contra cuando en mi caso le reclamaba más trabajo presencial y menos viajes en representación de Avellaneda que nada aportaban al bienestar de los vecinos, viajes costosos por viáticos y permanencia de la señora que disfrutaba de viajes por provincias del norte con realidades muy distintas a las de Avellaneda.

La ex defensora y sus asesores habían prometido a los vecinos de Wilde que los cortes de energía eléctrica se iban a terminar, terminó su mandato y nada cambio, casualmente en la política local prefirieron un enroque, Garibaldi fue como concejal oficialista y su marido García, como Defensor del Pueblo y así todo queda en casa.

El HCD de Avellaneda nunca ha realizado una auditoría de los presupuestos que se votan para las secretarías, subsecretarías, consejos municipales y la Defensoría del Pueblo que históricamente es un refugio de «ñoquis», reconocido en una entrevista por el ex defensor y concejal Sebastián Vinagre que deslindó responsabilidades en el subsecretario y responsable de recursos humanos del municipio Monzón.

Volviendo al tema de Daniel García, en sus inicios publicaba que se trabajaba para que EDESUR limite los cortes, reuniones con representantes de la empresa, con el coordinador Jonathan Simón del ENRE y en todas las notas García afirmaba haber quedado MUY SATISFECHO, bueno mi estimado defensor, usted es un tipo muy activo, verborrágico y de tonto no tiene nada, tal vez por eso dejó de publicar tantas mentiras seguidas y se hizo humo, porque en momentos que los vecinos de Avellaneda sufren cortes de energía con elevadas temperaturas y una pandemia que limita trabajo y actividades, usted está como diría Pablo Neruda, «me gusta cuando callas porque estás como ausente».

Yo prefiere preguntar ¿el loco está?

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *