COBAKI SRL, patoteros, mentirosos y cobardes

A los reclamos por las reiteradas irregularidades en la obra de la calle Tapalqué 1415/1421, que incluye una sospechosa inacción del municipio que desde el principio omitió verificar las condiciones en las que se ejecuta la obra, que según el responsable del cartel de obra que avaló el municipio, luego nos informó que fue engañado y nunca se lo notificó del comienzo de las obras, por parte de la dueña de quien solo se sabe que se llama Verónica Pérez.

A los ruidos, gritos de los obreros que trabajan allí sin las obligatorias medidas de seguridad e higiene, revelan que en Avellaneda cualquiera hace lo que quiere y si jode a otro no importa.

Con el correr de los meses los reclamos siguieron esperando una respuesta formal y el municipio solo se digno a enviar dos veces un auto con una persona que no controló nada, según el responsable del proyecto no se ajusta a lo presentado y el no es responsable de lo que pasa o podría pasar.

Así las cosas, el Director de Obras Particulares Fernando Cicino nunca a dado la cara o respondido formalmente ni a los reclamos ni a los mail enviados a la dirección electrónica catastroop@mda.gob.ar

Al nuevo reclamo ahora por la ocupación del espacio público de varios volquetes, vehículos que van a la obra, se suma la suciedad que durante tres días se acumula por lo que cae de los volquetes al llenarlos y luego al removerlos, esto hace que aún con las ventanas cerradas la tierra y el polvo ingresen a los domicilios con los inconvenientes incluso en la salud que provoca, estar tres días bajo tierra.

Al tomar fotos del estado de la calle, sucedió un hecho criminal y repudiable, a unos 150 metros, soy interceptado por una camioneta Hilux negra de la que desciende alguien que me increpa diciendo que yo le saque una foto a él, vale aclarar que la camioneta tiene los vidrios polarizados, con lo cual no se ve si hay alguien o no y menos es posible fotografiarlo. Comienza diciendo que pasaba casualmente por el lugar y que siente temor que alguien le tome una foto por los robos, a lo que le digo que no corresponde que lo haga pero le muestro que la foto es de la calle y la obra, donde no se ve la patente de su camioneta. Inmediatamente el cobarde y mentiroso comienza a apresurarme que si no borro las fotos va a llamar al 911, que él es el dueño de la empresa COBAKI y de el camión y la pala mecánica son de él, que los problemas con la dueña a él no le importan y que ya le avisaron que había un cagón que saca fotos de la obra. Desde hace años una Ordenanza Municipal prohíbe la circulación de camiones por las calles de los barrios de Avellaneda, así como su estacionamiento, si bien es otra de las cosas que no se controlan por el municipio la misma existe y quien quiera circular debe pedir un permiso especial, lo mismo ocurre con los camiones que trasladan palas mecánicas que deben tener el trailer debidamente señalizado no siendo este el caso.

La Ordenanza N° 27775 prohibió en todo el ámbito del Partido de Avellaneda el estacionamiento en la vía pública de camiones, acoplados, semiacoplados y maquinaria especial, durante las 24 horas, los 365 días del año

Ante esto le digo que voy a volver a mi domicilio y desde allí llamo yo a la policía porque no tengo nada que ocultar, nada me impide sacar una foto desde la puerta de mi domicilio y que la calle es pública y se encuentra toda sucia y ocupada una de las manos, llamo al 911 y esta persona, se acerca a escuchar mi llamado lo que no me molesta, pero se vuelve agresivo al escuchar que le respondo a la operadora del 911 que me dedico al periodismo y que para realizar los reclamos solicitan fotos de lo que se denuncia, entendiendo que no estaba realizando nada ilegal, como los responsables de la obra y que este hombre pasó de la amenaza verbal a la intimidación coactiva y a empujarme para amedrentarme.

Mientras esto sucedía sus empleados se acercaron a mirar y este se volvió más agresivo y comienza a amenazar en plural, todo un valiente, a lo que me reclamo que borre delante de él las fotos o me iba a romper el celular y a mí, ante la posibilidad de que una reacción solo me complique como reclamante y termine siendo yo el denunciado opté por borrar las fotos y reiterar los llamados al 911 para denunciar lo ocurrido.

Una vez llegó la policía, el tipo pasó de matón a ser un cobarde y mentiroso, dijo que yo le dije que era policía y que el sabe que no lo soy? que eso es usurpación de títulos y honores, parece que el que no sabía nada de leyes y normativas, respecto a obras, tránsito y permisos, en un segundo era abogado, inmediatamente dijo que yo dije que como era periodista lo iba a escrachar, la verdad es que ese tipo de mentiras no me causan ningún condicionamiento, lo que escribo lo puedo probar y justificar, los dichos de él son los de un cobarde que intenta zafar con mentiras que no puede comprobar, mis reclamos a la obra llevan meses y no es mi responsabilidad la inacción municipal. Tampoco es la calle el lugar donde le tenga que demostrar a alguien si soy un cagón, si así fuera no hubiera realizado la denuncia ni esta nota que no es un escrache, es contar como se conduce esta persona y que sepan quienes lo quieran contratar que están contratando un mentiroso y un violento.

Según lo poco que hay respecto a la empresa COBAKI SRL, CUIT: 30-71672733-1, con domicilio en la calle 488 0 Piso:0 Dpto:0 – ENTRE LAS CALLES : 137 Y 138, de Joaquín Gorina, provincia de Buenos Aires, Socios: Guillermo Iván Cornejo, 3/10/88, DNI: 34.098.962, Casado, Pedro Ignacio Rivera 5019, piso 1, Dpto. C, C.A.B.A. y Mariano Barreto, 14/4/57, DNI: 13.171.150, divorciado, Calle 179 y 38 s/n, Lisandro Olmos, La Plata, Prov. de Bs. As., ambos argentinos y empresarios. Gerente: Guillermo Iván Cornejo, con domicilio especial en la sede social. Sede Social: Pedro Ignacio Rivera 5019, piso 1, Dpto. C, C.A.B.A. Al parecer este último renunció a su cargo de gerente el que es asumido por Augusto Genzelis, CUIT: 20-44677867-7, que parece venir flojito de papeles frente a la AFIP, con domicilio en 489 3047 – ENTRE LAS CALLES : 25 Y 26 de Manuel B. Gonnet, La Plata.

Si bien uno no tiene grandes expectativas en la justicia, porque son delitos de difícil constatación, sobran fotos y videos de las irregularidades, existen varios pedidos de informes a la UOCRA, el Colegio de Técnicos de la Provincia de Buenos Aires, reclamos y pedidos de informes al Municipio de Avellaneda y las pruebas aportadas por el falso responsable de obra, todo lo que hace concluir que las cosas no están bien, de hecho si ninguno de los que allí trabajan tienen nada que ocultar, no se explica la violencia y la intimidación, cuando la dueña me espero para sacarme fotos e hizo lo mismo con mi domicilio ni me preocupo, no tengo nada que ocultar y hasta me pareció gracioso.

Lo que de ninguna manera voy a consentir es que alguien crea que me puede amenazar, amedrentar y creer que me provoca miedo, hay que ser muy limitado para pensar que las cosas se arreglan a los golpes y si piensa así, entonces es un cobarde por no ser quien de el primer golpe.

Así como lo expresé en la denuncia penal, hago responsable al Municipio de Avellaneda por los daños y perjuicios, por mi integridad física y por no cumplir su rol de contralor al permitir que alguien haga lo que se le canta como se le canta. O como la empresa COBAKI que viola la Ordenanza Municipal, la Ley de Tránsito y no pasa nada.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.