Avellaneda: Magdalena Sierra hace campaña política con los impuestos de los vecinos

Y sigue la fiesta de despilfarrar los recursos del municipio, recursos que son el aporte de los vecinos que pagan la TSG con los aumentos anuales y que de manera irregular quienes conducen el municipio financian a su militancia con subsidios millonarios a entidades que brindan actividades aranceladas, un lindo y excelente negocio.

El electo presidente de la UCR local, Luis Otero, de profesión abogado, invitaba a los vecinos a concurrir con la boleta a la sede local de la UCR para asesorarlos supuestamente en lo que debían hacer si se detectaban irregularidades, pero nunca se dio a conocer un reclamo formal y eso es hacer política con el verso, si este despilfarro camuflado de asistencia existe es justamente por el silencio y la inacción cómplice de la «oposición» que siempre está en la pavada política y no en lo importante.

Los medios con pauta del municipio tienen también la responsabilidad de no hacer periodismo, con la asistencia económica que reciben hoy son simples carteleras de las actividades del municipio y de la enorme mentira en perjuicio de los vecinos que es financiar la militancia política con los recursos del Estado.

Ni Jorge Ferraresi, Magdalena Sierra o Alejo Chornobroff son los dueños del municipio y su recaudación, sino que por el voto, son los políticos que deben representar el interés de los vecinos en beneficio de TODOS y no de unos pocos.

Ya me he referido a las acciones algunas de dudosa legalidad en las que militantes con apoyo de políticos locales se quedaron con el control de clubes y centros de jubilados, sumado a los nuevos «centros culturales» que en Avellaneda fueron apareciendo con actividades que no respetan ninguna de las obligaciones que tienen el resto de los comerciantes, así, en muchos de estos se realizan recitales, fabricación y venta de bebidas alcohólicas o actividades aranceladas, ni hablar de los controles de bromatología, de aportes a la AFIP y de tener regularizados a trabajadores, el negocio es excelente y los ricos son los que tienen contactos.

Para la gilada, Magdalena y su entorno son simpáticos, preocupados por los niños y defensores de la igualdad, lo que no te cuentan es quienes son los dirigentes y mucho menos te cuentan que esos «populares» que se disfrazan para la foto de militantes y hasta hacen ollas populares, cuando se toman vacaciones varias veces al año lo hacen en hoteles de lujo, pagan viajes en Euros y Dólares por playas que solo las van a conocer en películas, ser rico o exitoso no está mal, llegar al éxito lucrando con los recursos de los vecinos sí.

La construcción de los «aparatos políticos» es la tarea de estos oportunistas, no dejan pasar un cargo jerárquico donde ubicar a su familia y allegados aún cuando no lo necesitan, como es el caso de los hijos del matrimonio Ferraresi-Sierra por dar un ejemplo sencillo y curiosamente a nadie parece que estas cosas le hace ruido, no se trata de que sean mejores por dar asistencia y limosnas, se trata de ser mejores porque administran bien lo que no les pertenece y sí es de los VECINOS.

En un comunicado a los medios el municipio de Avellaneda en un acto demagógico y de autobombo informa que se volvió a otorgar más de 8 millones de pesos a entidades y clubes, pero la lista de los BENEFICIADOS es la prueba de lo irregular, mientras algunos clubes y entidades no reciben un peso hace mucho tiempo, CURIOSAMENTE las entidades que mencionan tienen varios subsidios millonarios otorgados, tienen entre la dirigencia a funcionarios o familiares de funcionarios, tienen militancia y sus actividades en general son aranceladas, tienen ingresos por actividades que nada tienen que ver con el origen de los clubes y nadie sabe a dónde van esos ingresos.

Sierra manifestó: “Las instituciones son la vida de Avellaneda. Gracias a ellas podemos tener ofertas deportivas, culturales. Por eso seguiremos reforzando y trabajando en conjunto”.

En esta ocasión se llegó a entregar un total de más de 8 millones de pesos, y las instituciones beneficiadas fueron: Club Orientación Juvenil; Club Pienovi; Club Villa Heredia; Centro de Jubilados de Plaza Ferré; Biblioteca Popular Enrique del Valle Iberlucea; Club Cultural; Club San Martín de Sarandí; Centro de Jubilados Sarandí 10 y Centro Cultural Sarandí Arte.

El simple extracto de la nota que enviaron a los medios es más que suficiente para que los medios investiguen y hagan periodismo, que la oposición haga lo mismo, un pedido de informes y un seguimiento y que el señor Luis Otero haga todas las denuncias que estimo como abogado sabe dónde y cómo realizar, digo, algo huele muy mal, pero parece que se tapan la nariz o se benefician jugando al distraído.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *