Volver a vivir dignamente

carlosHan pasado demasiados años en este país, y los trabajadores como los jubilados argentinos nos venimos sintiendo desde hace bastante tiempo, realmente perjudicados y afectados con las políticas económicas que vienen llevando adelante los distintos gobiernos de turno.
Las viejas recetas neoliberales aplicadas en el pasado, parecen cobrar plena vigencia en la Argentina, a pesar de escuchar que todo esta mejor que antes, por parte de muchos dirigentes políticos…
Habiendo vivido nuestra patria, una década realmente colmada de oportunidades para poder lograr mejoras importantes como: bajar notablemente la pobreza, hacer crecer sustancialmente el PBI, bajar aún más el desempleo, atraer mayor número de inversiones y por ende, generar más fuentes de trabajo genuino, entre otras metas por conseguir; esto realmente no se pudo concretar… ¿porqué? Nadie lo termina de entender, debido a que los medios para alcanzarlo, los hemos tenido.
Habrá sido por falta de decisión política, o falta de ideas?.
Lejos de verse mejoras necesarias,  fundamentalmente para una franja bastante postergada en la agenda de los políticos argentinos, sí, me refiero a la clase trabajadora y la pasiva , por el contrario, continuaron profundizándose sobre ellos, la aplicación de medidas económicas nefastas del pasado, y se terminaron tomando otras decisiones pocos felices en desmedro de estas clases.
Desde hace muchos años, se viene reclamando al gobierno la eliminación de la categoría cuarta del Impuesto a las Ganancias (solo esa categoría, y no el tributo, debido a que el mismo debe existir pero debe aplicarse a quienes sí generan ganancias realmente).
A la aplicación de este impuesto, se le vienen sumando también otros factores negativos que vienen afectando el bolsillo de los activos y pasivos argentinos, como por ejemplo un altísimo nivel de inflación (que funciona como si fuera otro impuesto más), una importante devaluación de la moneda nacional, la falta de la universalización de las asignaciones familiares (para terminar de una vez por todas con lo que entendemos que es una clara discriminación sobre los hijos de los trabajadores), la delicada situación que atraviesan las obras sociales sindicales, la percepción una bajísima jubilación nacional que no alcanza para vivir dignamente, una jubilación provincial a nuestro entender afectada notablemente por la vigencia de la Ley Provincial  N° 10078, falta de acceso a la vivienda digna (derecho a la vivienda propia), proyectos de leyes que pretenden reglamentar el derecho a huelga, entre otras.
Realmente, es preocupante observar que teniendo nuestro Estado todavía, condiciones económicas internacionales tan favorables para el progreso nacional, eso no sea debidamente aprovechado, y ver por el contrario, que el pueblo viva bajo la aplicación de medidas tan regresivas, nefastas y de corte neoliberal, como las citadas anteriormente.
Ahora bien, en época electoral, la gran mayoría de los candidatos políticos, nos «bombardean» a los electores con muchas supuestas soluciones mágicas o propuestas que nunca se terminan llevando a cabo, referidas en su mayoría referidas a mejoras para los trabajadores y jubilados.
Cómo se puede entender que en Córdoba esté aún en vigencia una ley que difiere en el plazo de seis meses, la percepción en el bolsillos de los jubilados, las mejoras que logren los activos en paritarias?
Acaso nuestros políticos no se saben que vivimos en un país con inflación?
Acaso no saben que hasta con paritarias, la mayoría de los activos y pasivos, ven agravado su poder adquisitivo y de consumo, debido a una inflación que no se detiene principalmente por la falta de políticas al respecto?
Por otro lado, es realmente necesario expresar el deseo que tenemos muchos, de que se logre de una vez por todas, la unidad real de la clase trabajadora y pasiva.
Es prioritario, pensar también en trabajar para alcanzar la reunificación de la CGT, para terminar  así con una división que se viene instando y pergeñando desde afuera, y que sin darnos cuenta nos tiene separados…
Los trabajadores y jubilados, no queremos ni migajas, ni dádivas, ni que se nos siga perjudicando económicamente.
Queremos que se respeten nuestros derechos, queremos vivir en un país normal, en donde ser activo o pasivo, no nos haga sentir más, castigados por la política.
Es por eso, que activos y pasivos argentinos, queremos volver a vivir dignamente…
Carlos Emanuel Cafure
Delegado Sindicato Luz y Fuerza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *