Ucrania:Milicias pro Kiev avanzan y los rebeldes se preparan para una guerra en Donetsk

conflictos-UcraniaCon los combates ya en las afueras de la ciudad de Donetsk, la separatista República Popular de Donetsk anunció la «movilización total» de sus fuerzas y comenzó a prepararse para una guerra con el gobierno interino de Ucrania, a sólo tres días de las elecciones presidenciales, cuyos resultados Rusia dice que reconocerá.

En una reunión de emergencia, el Soviet Supremo (consejo ejecutivo) de la nueva república, que controla la ciudad y parte de esa provincia del este ucraniano, rindió homenaje a los milicianos que fallecieron hoy en combates con fuerzas pro Kiev y llamó a toda la población a enlistarse para repeler la ofensiva.

Ayer los principales combates se habían registrado a 60 kilómetros de Donetsk, y habían dejado entre 13 y 20 muertos, según se cite a las autoridades ucranianas o a los rebeldes.

Esta madrugada, los enfrentamientos se registraron en el pueblo de Karlovka, a sólo 15 kilómetros al oeste de la ciudad y el número de muertos varió otras vez según la fuente.

Los rebeldes denunciaron seis víctimas fatales, mientras que fuentes periodísticas hablaron de dos fallecidos.

Ante el rápido avance de la ofensiva militar ucraniana, el gobierno separatista instaló una oficina de reclutamiento frente a su sede, que comenzará a funcionar a partir de mañana a las 9 de la mañana (3 de la madrugada hora argentina).

Ni bien se hizo público hoy la declaración de una «movilización total» de las fuerzas separatistas, las escuelas, las universidades y muchos comercios cerraron sus puertas, algunos incluso tapiaron las ventanas, según pudo constantar esta enviada.

En la calle, sin embargo, el clima seguía siendo tranquilo. Los autos circulaban por las principales avenidas y mucha gente terminaba el día de trabajo y se dirigía a su casa.

La ciudad de Donetsk está en manos de un gobierno separatista hace más de un mes y medio, pero durante los últimos días el ejército ucraniano y especialmente milicias aliadas redoblaron sus esfuerzos para llegar a la ciudad, recuperar el control y garantizar las elecciones presidenciales este domingo.

En sólo tres días, todos los ucranianos serán llamados a las urnas para elegir presidente y legitimar a un gobierno surgido tras el derrocamiento del mandatario pro ruso Viktor Yanukovich y con el apoyo de multitudinarias protestas en Kiev.

Pese a que los separatistas no controlan todo el territorio de las dos provincias orientales que se sublevaron, sí manejan sus capitales y otras ciudades importantes.

Por eso, las autoridades interinas en Kiev habían prometido esta semana que reforzarían la ofensiva militar para reconquistar el territorio y permitir que se vote en todo el país.

«La situación se está poniendo cada vez más difícil», había reconocido esta mañana a Télam Olena Malyutina, una de las voceras del gobernador de Donetsk, Serguei Taruta, el multimillonario que fue designado por las autoridades interinas en Kiev.

«Una comisión electoral llegó ayer a un pueblo en Artemovsk (norte de la ciudad de Donetsk y al oeste de la capital de Lugansk) e instaló una oficina para la votación del domingo. Esta mañana los separatistas la atacaron y se llevaron todo el material electoral», denunció la funcionaria.

Malyutina no quiso dar detalles, pero confirmó que están coordinando con las autoridades en Kiev para garantizar los comicios en toda la provincia con presencia militar.

Ante la pregunta de si el ejército y las milicias pro ucranianas planean entrar y combatir a los separatistas dentro de las ciudades tomadas, la joven funcionaria esbozó una leve sonrisa y respondió: «Todo es posible».

Según las últimas versiones que pudimos recoger en esta ciudad, la ofensiva en las afueras de Donetsk no está dirigida por el Ejército ucraniano, sino por milicianos del Batallón Donbas, una fuerza paramilitar integrada por radicales que se definen como «voluntarios» y que prometen «defender su patria».

Esta milicia tomó su nombre de la empobrecida región minera e industrial de Donbas, compuesta por las provincias de Donetsk y Lugansk, las mismas que este mes declararon su independencia de Ucrania y pidieron ingresar a Rusia, como lo hizo Crimea en marzo pasado.

Su comandante, Semyon Semenchenko, un capitán de reserva del ejército ucraniano de 40 años oriundo de la ciudad de Donetsk, explicó hace poco al diario Kyiv Post que sus hombres están liderando los combates con los separatistas porque los soldados ucranianos actúan como «ratas asustadas». «Son traidores», sentenció.

En las últimas semanas, las noticias sobre conscriptos que desertan, soldados que entregan sus tanques o hasta los venden supuestamente a milicianos separatistas inundan los medios locales y ensalzan un discurso nacionalista cada vez más extremo.

Según explicó Semenchenko, estos paramilitares encapuchados realizan un entrenamiento a unos 100 kilómetros de Donetsk antes de entrar en combate, aunque algunos, reconoció, tienen experiencia militar.

El secreto a voces en la región es que estas milicias, que pelean a veces codo a codo con el ejército y son abiertamente toleradas por el gobierno interino pro occidental en Ucrania, están financiadas por oligarcas regionales.

Por ejemplo, en el caso del Batallón Dnipro, una milicia creada en la provincia vecina de Dnipropetrovsk, al oeste de Donetsk, el dinero proviene, según medios ucranianos, del oligarca local y gobernador designado por Kiev, Igor Kolomoisky.

Hace ya varios días que el conflicto en el este de Ucrania se convirtió en una guerra entre milicias irregulares, en la que ninguna autoridad política, ni en Kiev ni en los gobiernos separatistas, se hace responsable de los crecientes abusos y crímenes que cometen sus hombres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.