Recrudece el conflicto en Cresta Roja tras los nuevos despidos

  Operarios de la planta de El Jagüel cortaron ayer la autopista Richieri tras realizar un acampe frente a la fábrica, luego de que la empresa despidiera a 51 trabajadores. Ayer a la mañana, los obreros no pudieron ingresar a trabajar. “Cerraron los portones sin ningún aviso”, indicaron.

Trabajadores de la planta Cresta Roja ubicada en El Jagüel cortaron ayer un carril de la autopista Ricchieri en reclamo por la reincorporación de los 51 empleados despedidos la semana pasada. Fue luego de realizar un acampe frente al predio. Hoy a las 15:00 está prevista una audiencia entre las partes en el Ministerio de Trabajo.

Ayer a la mañana los operarios se presentaron a trabajar y se encontraron con los portones de la fábrica cerrados “sin ningún aviso” y fuerzas policiales en el interior, por lo que ninguno de los mil empleados pudo ingresar. “No sé a qué tienen miedo. Tratan a los trabajadores como delincuentes”, apuntó Leonardo Romero, que reclama por la reincorporación a la empresa desde 2015.

“Hasta ahora el Ministerio de Trabajo y los dueños de la empresa están de acuerdo en que estos compañeros que fueron despedidos no vuelvan a la planta. Les ofrecen una indemnización, pero por el cambio de dueños no tienen mucha antigüedad y le ofrecen monedas”, explicó.

Los trabajadores indicaron que el plan de lucha continuará, de acuerdo a cuál sea la respuesta de la cartera laboral, con actividades en la zona del aeropuerto de Ezeiza o en Capital Federal. “La gente no se va a quedar más acá. Vamos a contar toda la estafa y el vaciamiento que hubo en la empresa”, denunció.

Al reclamo se acercaron también trabajadores de Pepsico, que se solidarizaron con los empleados de Cresta Roja, además de personal de seguridad del Aeropuerto. “Desde distintas fábricas nos acompañaron”, señaló.

Romero fue uno de los 900 empleados cesanteados en 2015. Ante los nuevos despidos, opinó que el panorama “no es para nada alentador”. “Los que todavía no recuperamos nuestros puestos de trabajo estamos desesperanzados”, lamentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *