Zona comercial de Avenida Avellaneda muchos policías, poca seguridad

arangueren-3400 El día hoy, concurrimos a observar la zona comercial de la Av. Avellaneda, desde Nazca a Av. Chivilcoy, en el barrio de Floresta, tomando por calles aledañas con muchos negocios como lo es Aranguren, Concordia, Joaquín V. González, Emilio Lamarca, Bacacay, por nombrar algunas de las calles más concurridas por miles de argentinos que buscan precio ante la crisis.

Sobre la Av. Avellaneda, justo antes de llegar a Nazca se observan varios móviles policiales en prevención de los denominados «puestos ilegales», que a pesar de la presencia policial los hay y muchos, lo que torna curioso que los efectivos policiales que son muchos insistimos, tengan que estar sobre esos transportes aburridos, algunos durmiendo y otros mirando sus celulares cuando no sale un juego de cartas.

Si tenemos en cuenta que es una concurrida avenida, la presencia de estos vehículos de transporte generan más demoras en el tránsito, cuando intentamos preguntar a algunos de los varios agentes de tránsito por la situación se excusaron y no quisieron responder, como tampoco quisieron responder sobre el hecho de que se estaciona en doble fila de ambas manos de la avenida mientras ellos a veces en grupos de 3 o más charlan.

Ya promediando el mediodía, pudimos ver que hay muchos de los denominados «pungas» y arrebatadores rondando las zonas donde se concentra mayor gente, incluso cerca de las 11:10 hs. en la calle Aranguren al 3400, pudimos ver a un grupo de 5 arrebatadores golpear a una mujer a la que arrastraron por la vereda y la calle para quitarle la cartera y unas bolsas, al detener la marcha para ayudar, el grupo amenazó con arrojarnos piedras mientras huían amenazando, llamamos al 911 y la operadora nos solicito que nos detengamos en una esquina a esperar el arribo del móvil de la comisaría 43 de la PFA, sobre Aranguren es imposible encontrar donde detenerse por lo que continuamos hasta Joaquín V. González y en su intersección con la Av. Avellaneda encontramos a 5 agentes de tránsito juntos a los que les pedimos si podían ellos comunicarse más rápido con la Policía Federal o la Policía Metropolitana a lo que dijeron que ellos no tenían otra forma que la nuestra de llamar al 911, le explicamos que ya lo habíamos hecho, pero que no teníamos un lugar donde esperar por eso nuestro pedido a ellos que podían quedarse y transmitirlo a la policía, su respuesta fue que nos quedemos unos metros más adelante y esperemos nosotros, para retirarse del lugar todos juntos.

El móvil de la comisaría 43 demoró unos 15 minutos en llegar y salió a recorrer las calles cercanas, nos pidió que esperemos por si había que identificar a los sujetos y luego de que este móvil informara de que los testigos eran periodistas llegaron al lugar tres móviles y un Oficial Inspector, preguntaron por las descripciones de los delincuentes y se excusaron de lo ocurrido en que al no ser delitos graves, este tipo de delitos se repiten todos los días, incluso nos advirtieron de no estacionar en calles interiores porque suelen romper los vidrios para robar pertenencias del interior de los autos.

Nos quedó una fea sensación de lo que se ve, muchos de los miles de ciudadanos concurren a los negocios de la zona buscando precios, si bien es cierto que muchos son pequeños comerciantes, también hay gente que viaja para ahorrar y vestir a sus familias, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, debería tener coherencia en las medidas que adopta, es ineficiente y hasta torpe tener la Av. Avellaneda con varios policías si la zona es altamente insegura, como es muy feo que agentes de tránsito se de desentiendan de colaborar con los vecinos ante hechos de inseguridad.

av-avellaneda-3600

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.