Yacob y Ritondo, un par de pájaros

Aunque usted no lo crea, Cristian Ritondo bajó a Avellaneda, para darle su bendición a Lucas Yacob, el político que se fue del bloque de Juntos por el Cambio, para ser presidente del monobloque Avellaneda Puede y así tener la que les toca a los presidentes de bloques, un tipo lindo el muchacho, que además revela que lo mueve más su ambición que la vocación.

El posteo del impresentable es el siguiente:

Junto a Cristian Ritondo nos reunimos con comerciantes y empresarios de Avellaneda que nos contaron sus problemáticas y preocupaciones.

Avellaneda puede ser un espejo de la Ciudad de Buenos Aires y tenemos que trabajar juntos para para conseguir la ciudad que soñamos. Es por eso que abrimos un local de Juntos por el Cambio para que todos los vecinos puedan acercarse a plantear sus inquietudes y propuestas de cara al 2023!

Cuando un político dice que se reunió con comerciantes y empresarios para que les cuenten sus problemáticas y preocupaciones, es evidente que lo que a vos te pasa no les importa, vos sos el bobina que los vota por el discurso genérico y sin algo concreto, con vos no se toman un café ni cierran un negocio, porque es eso lo que hacen, los empresarios cierran negocios, no se juntan a perder el tiempo porque el tiempo es dinero.

Decir que Avellaneda puede ser un espejo de la Ciudad de Buenos Aires, revela que para ellos los de Avellaneda siempre vamos a ser en el mejor de los casos algo parecido, cuando en realidad podemos estar mucho mejor que los vecinos de CABA, donde año a año van perdiendo calidad de vida, salvo en los barrios más exclusivos, el resto tiene desmejoras de servicios, de espacios verdes, problemas de estacionamiento, de servicios y de seguridad.

Tan seguro estoy de que Yacob miente o no sabe de lo que habla que lo invito a un debate al respecto.

Eso de abrir un nuevo local de Juntos por el Cambio para que todos los vecinos se puedan acercar a plantear sus inquietudes y propuestas de cara al 2023, es un acto de megalomanía, típico del macrismo donde ellos se creen tan importantes que la gente, los vecinos, los ciudadanos, van tras ellos, salí a caminar el partido vago, anda y mira las necesidades y escucha las inquietudes.

¿A qué vecinos invitas a hacer propuestas?, porque se sabe que no todo lo que uno quiera por más noble que sea se puede llevar a la practica por muchas cuestiones, entonces, cuál es la idea, hacerse el copado y decirle gracias por nada.

En varios de los comentarios de los que participan en las redes sociales vuelven con eso de que el problema principal es la inseguridad que en Avellaneda no se puede más, y surge la pregunta ¿Ritondo es la solución?, un tipo que como ministro de seguridad armaba procedimientos mediáticos mientras tiraban abajo un rancho de chapa y te lo vendían en los medios como un búnker narco?, tan estúpido sos que no sabes que es un narcotraficante?, un tipo que ascendió a oficiales de policía por amistad de algún político que eran corruptos o ineficientes, el mismo que tenía como Auditor General de Asuntos Internos a un impresentable como Guillermo Berra que en lugar de investigar a los policías corruptos, espiaba a la oposición, sindicalistas, periodistas y a propios, fue durante su gestión que mataron a un jefe de drogas en Avellaneda el Comisario Hernán David Martín quedando en descubierto que en lugar de combatir la droga la cobraban, o el escándalo con la delegación de drogas Avellaneda-Lanús donde encontraron droga escondida en los paneles del techo y podría estar horas escribiendo sobre casos de corrupción vinculados a la droga, la prostitución, la trata y bandas de piratas del asfalto que la policía que conducía Ritondo cuidaba.

Entonces una vez más puedo afirmar que Lucas Yacob es un mentiroso y un vago, porque si vas a mentir por lo menos maquilla la mentira, trata de ser un poco inteligente y si te sacas una foto con Ritondo mentinos que le estas acercando propuestas porque Ritondo no puede conducir ni un grupo de vigiladores cuidando una ballena embalsamada.

Patético lo tuyo, abrí 20 locales nuevos, que es lo mimos, no sabés donde estás parado.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.