Violencia de género, hipocresía municipal y complicidad de un sector de la prensa

Mesa-local-violenciaEn un comunicado donde el municipio destaca una nueva reunión a la que solo convocaron a los que no objetaran las políticas sobre el tema, pero especialmente no objetarán la conducta cómplice de funcionarios y políticos locales, cuando los involucrados en denuncias de violencia son allegados a ellos.

El comunicado municipal:

La Mesa Local contra la violencia continúa profundizado sus políticas.

A través de reuniones con integrantes de distintas áreas del municipio se busca abordar la lucha contra la violencia y la búsqueda de soluciones.

La Municipalidad de Avellaneda informó que la Mesa Local contra la violencia, que depende del Consejo de Integración y Desarrollo Familiar, se reunió el pasado lunes en el edificio Comunal “Néstor Kirchner”, para abordar dicha problemática y buscar soluciones a la misma.

En este caso dicho consejo, a través de la Dirección de la Mujer y en conjunto con el Consejo de Derechos humanos presentaron a la Asociación para la Defensa del Pueblo, cuyos representantes letrados fueron el dr. Marcelo de Gastaldi y su equipo.

También participaron los integrantes de la Secretaría de Salud, Unidades Sanitarias y APAVyAS (Área de Prevención y Atención de la Violencia y el Abuso Sexual), Servicio Local de Niñez, del Hogar, Comisaría de la Mujer y la familia, del Registro Civil, Defensa al consumidor, Profesionales de los Enviones, Hospital Ana Goitía, UNDAV, Juzgados de Familia, autoridades y concejales, además del personal de ambos Consejos y sus direcciones.

Cabe destacar que desde hace unos meses y de manera quincenal se lleva adelante en la Universidad Nacional de Avellaneda, el curso “Regional de Actualización del Abordaje Integral de la Violencia Familiar y de Género”, a cargo del Ministerio de Salud de la provincia, a través de la Región Sanitaria VI.

En esta oportunidad concurrieron la coordinadora Regional del Programa de Prevención y Atención a la violencia familiar y de género, Profesora Lidia Tundidor, del ministerio provincial, las Mesas Locales contra la violencia, de la región sanitaria VI y en representación de Avellaneda estuvo presente la Lic. Mary Morand de la Dirección de la Mujer, además de profesionales de la Comisaría de la Mujer.

La concurrencia fue nutrida y participaron profesionales de APAVyAS, Adicciones, Hospital Ana Goitia, quienes fueron acompañadas por Lic. Ana Cafiero y además asistieron representantes por el Hospital Fiorito, entre otros.

Para comenzar, deberíamos saber los motivos por los cuales la Sra. María de Jesús Balbuena Miranda, presidenta del Consejo de Integración y Desarrollo Familiar, al igual que Claudio Yacoy, presidente del Consejo Municipal para la Promoción de Derechos Humanos, Garantías Constitucionales, la Participación Ciudadana y el Voluntariado Social, un consejo con un ambicioso título, pero que resumido a su acción en Avellaneda, es una «caja» para las agrupaciones políticas entre las que podemos incluir la del propio Yacoy, poco y nada, más nada que poco, ha hecho en defensa de los derechos humanos como ser, el derecho a la vida (no hizo nada en el reclamo de los padres de los bebés muertos en la Clínica de la Dulce Espera, no hizo nada por pedir se investiguen los desechos patológicos de la misma clínica o la contaminación de los arroyos Sarandí y Santo Domingo), salvo a los integrantes de su agrupación, no se preocupo por detenciones dudosas de vecinos, no atendió los reclamos de vecinos frente a atropellos de funcionarios municipales que vulneraron derechos humanos y discriminaron, como fue el caso de discriminación y violencia en el Cine de Wilde por parte del ex subsecretario de medios Federico Taboada, donde hubo violencia y amenazas, pero tal vez el caso más indignante es el no haber hecho nada en la denuncia por abuso sexual en contra del funcionario Mariano Valcarse, por si fuera poco, por estos días una mujer, fue víctima de violencia por parte del subsecretario de Asistencia Crítica y candidato a concejal del FPV, Jorge Luis Michelena, ambas denuncias con la intervención del STMA, quienes han confirmado el desinterés de parte de los funcionarios municipales por defender los derechos de los trabajadores.

La propia María de Jesús de Balbuena Miranda, padeció maltrato durante muchos años de parte de su ex pareja y ex intendente Cacho Álvarez, como sobran casos de maltrato de parte del actual intendente Jorge Ferraresi, aunque no son lo únicos, funcionarios varios han protagonizado fuertes escándalos con sus parejas, algunos de gravedad que incluyeron disparos, por lo que luego resuelta muy curioso escucharlos hablar sobre violencia, hechos que han sido presenciado por empleados, no se trata de situaciones de intimidad, sino públicas, como también han sido violentos con empleados municipales. Para que se comprenda, es necesario que terminen de vender humo, que si asumen compromisos para una sociedad menos violenta, comiencen ustedes dando el ejemplo. Son ustedes los funcionarios públicos.

El servicio local de niñez es otra gran mentira, la defensa y protección de los derechos de los niños no pasa por la simple declaración demagógica ni por organizar actividades recreativas, sino que debe complementarse con verdaderas acciones de tutela y defensa.

La comisaría local de la mujer y la familia, es de un pobre funcionamiento, de hecho son muchas las quejas de vecinas que han concurrido en horario nocturno y las han derivado a la comisaría de su barrio por falta de personal, es decir, no funciona las 24 hs. y muchas de las mujeres que han ido a denunciar por violencia de género, sintieron haber perdido tiempo, ya que a la demora en la atención, solo se las derivaba al Polo Judicial para que tengan que volver a realizar la denuncia, es decir, volver a esperar, volver a revivir lo vivido y esperar a que después se tome una decisión sobre el caso, en el mientras tanto, quedan totalmente expuestas.

Los concejales también tienen su cuota de hipocresía si de violencia se trata, nunca sancionaron a Héctor Villagra por sus incidentes con la concejal Verónica Juárez y su marido, permitieron que el concejal llevara «patotas» o eso no es violencia?. Nunca se pronunciaron por los hechos de violencia entre el concejal Emanuel Santalla González y una joven de su oficina, han permitido a la fecha que el secretario del HCD Roberto Sícari maltrate a personal del HCD.

Y si de los juzgados de familia se trata, los locales del Polo Judicial a la fecha suman más criticas que agradecimientos, ejemplos sobran, tal vez el más resonante sea el de una causa de violencia familiar que involucra a un Juez local y que promete terminar en un escándalo judicial y político por el mal manejo, tal vez producto de «darle una mano» al profesional hoy magistrado con muchos contactos de peso por un largo paso por la política local.

Conociendo a varios de los concurrentes, me permito dudar de las verdaderas intenciones de estas jornadas, se habla mucho, pero se hace poco, parece que los derechos solo los tienen los allegados, los militantes, los amigos o familiares, hipocresía o mentira?.

A la fecha, en Avellaneda, la violencia ha ido en aumento, las denuncias por violencia de género crecen, la justicia y la policía están desbordadas y las notificaciones por casos de violencia familiar o de género se acumulan, también existe una falta de control, de seguimiento de los casos y de evaluación sobre la veracidad de algunas denuncias, todo lo que afecta a la sociedad en su conjunto.

Hoy más que nunca una frase se impone por su vigencia «VIOLENCIA ES MENTIR».

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.