Vestidos para verse más delgada

nota-vestidos-gorditasHay tantos modelos de vestidos que es conveniente conocer cuál es el corte ideal para lucir si lo que deseas es verte más delgada. Te contamos cuáles son:

Sacar partido de los atributos y saber disimular con delicadeza los puntos débiles no resulta difícil si se conoce muy bien el propio cuerpo y se eligen las prendas a consciencia. Elegir prendas para parecer más delgada es posible y en el caso de los vestidos, éstos no tienen por qué ser negros o aburridos. Hay una gran cantidad de diseños que pueden adaptarse favorablemente al cuerpo femenino.

Solamente será necesario tener en cuenta ciertas claves para hacer más fácil la elección:

– La ropa de un único color unifica la silueta. Esto no significa que el tono escogido tenga que ser oscuro.

– Evitar los vestidos que tengan volados o voluptuosidad en la zona del abdomen.  Los vestidos rectos hasta la rodilla pueden ser una buena opción. No deben ser ceñidos para no ajustar la zona del vientre ni el área de los glúteos. Otra buena alternativa es inclinarse por aquellos vestidos que son ceñidos debajo del pecho y luego con un vuelo sutil. De esta manera la figura no se marcará.

– Otro de los aspectos a considerar es el escote. Si se tiene mucho busto, uno recto será adecuado para poder disimularlo un poco. Lo ideal es que no contenga diseño estampado o dibujos que puedan llamar la atención.

– Las telas con caída son las más recomendables ya que se adaptan bien al cuerpo sin marcarlo. Desde ya hay que prescindir de las telas que se ciñen mucho al cuerpo como las que contengan lycra. La seda es ideal para disimular.

– Si los kilos están acumulados en las caderas, se puede optar por un vestido que sea ajustado hasta la cintura y luego contenga varias capas que se abren. De este modo, el vuelo hará que pase desapercibida esta parte del cuerpo, brindando una buena imagen.

– El calzado es muy importante para que todo el esfuerzo dedicado al vestido no haya sido en vano. Los tacos altos estilizan la figura por lo que se aconseja su uso. El zapato puede ser cerrado o abierto. Todo dependerá de la estación del año en la que se esté y en cuánto al diseño, es importante tener en cuenta la ocasión en que vamos a utilizarlos, no será el mismo para la oficina que para una fiesta. Tener en cuenta que «alto» no es sinónimo de «incómodo» para ello hay que ser criteriosa a la hora de su elección, ya que un calzado puede ser muy bonito pero si nos quita la comodidad de caminar con soltura, llamará la atención pero por su efecto negativo.

– En cuanto al abrigo, lo mejor es que sea del mismo largo que el vestido. Si elegimos  uno muy corto se estará marcando inadecuadamente la silueta, haciendo un corte y resaltando justamente lo que no se desea. La idea es mantener unificada la figura y esto solamente se logra si el vestido y el abrigo son del mismo largo.

– Si los brazos son muy gruesos, es conveniente apostar por un modelo que tenga transparencia y que pueda disimular los kilos de más, o decantarse por mangas amplias ya que las ajustadas le darán un remate inapropiado.

– Recordar siempre que el vestido más lindo será el que permita sacar partido a los atributos y disimular los puntos débiles de nuestro cuerpo.

Por Sandra Rodríguez Orfila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.