UNICEF y una dudosa publicación

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia o Unicef (United Nations International Children’s Emergency Fund) ha sido un referente mundial en la protección de los derechos de los niños y assitencia a las madres en países en desarrollo, por lo menos eso es lo que se cuentan en los libros y en la teoría de un organismo parte de la ONU.

Unicef trabaja en 193 países y territorios para ayudar a garantizar a los niños el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia, proporcionando alimento, ropa y atención médica a los niños de todo el mundo, y ha intentado asimismo satisfacer sus demás necesidades. Unicef es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y la protección contra la violencia, la explotación y el VIH/sida.

Unicef está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. Se le otorgó el Premio Nobel de la Paz en 1965 y el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 2006.

Hasta acá una breve reseña histórica y teórica de las acciones de UNICEF.

Escándalos

El más reciente y mediático por sus implicancias políticas, fue la asistencia a alumnos de bajos recursos en escuelas de Londres, en diciembre del 2020 con motivo de la asistencia por la pandemia del COVID-19.

Denuncia de aval a la pornografía infantil

Hispanidad recogió una información de C-Fam Friday Fax según la cual el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) había difundido un informe en el que asegura que la pornografía no siempre es dañina para los niños.

El informe de UNICEF, en teoría, abordaba cómo se puede utilizar la política gubernamental para proteger a los niños de los contenidos en línea dañinos, abusivos y violentos. Pero, paradójicamente, UNICEF dice que cualquier esfuerzo para impedir que los niños accedan a la pornografía en línea podría infringir sus derechos humanos.

Ante semejante aberración, que ahonda en la degeneración moral de la ONU –no es la primera vez que propone cosas semejantes, como por ejemplo, legalizar el ‘sexting’ entre los niños–, el escándalo no se hizo esperar.

Y por ello, poco después de que Friday Fax informara esta última semana sobre ello, UNICEF eliminó el informe de su sitio web, solo para volver a publicar un informe editado estratégicamente que elimina declaraciones clave citadas en Friday Fax, pero conserva las mismas posiciones del informe original.

La portavoz de UNICEF, Najwa Mekki, dijo al Friday Fax: «La posición de UNICEF es inequívoca: ningún niño debe estar expuesto a contenido dañino en línea». Pero Mekki no quiso comentar si UNICEF cree que la pornografía es dañina para los niños. UNICEF también se negó a comentar sobre las circunstancias que llevaron a la eliminación del informe de su sitio web.

Christine Gleichert, administradora adjunta de Asuntos Públicos de USAID, dijo al Friday Fax: «La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) se toma muy en serio los problemas de seguridad en Internet y la protección de los niños contra el contenido dañino en Internet, incluida la pornografía». USAID es el mayor contribuyente financiero de UNICEF.

La respuesta de UNICEF a USAID fue “que la posición inequívoca de la organización es que ningún niño debe estar expuesto a contenido dañino en línea”, sin dejar en claro nuevamente que la pornografía podría ser dañina para los niños.

Lisa Thompson, del Instituto de Investigación del Centro Nacional de Explotación Sexual, le explicó muy claramente a UNICEF que: “La pornografía convencional contiene abusos sexuales horribles, violaciones, incesto, racismo, todo lo cual los niños no deben consumir”.

Renuncia el número 2 de UNICEF por denuncias de conducta ina propiada

El director ejecutivo adjunto de Unicef, el británico Justin Forsyth, dimitió hoy por acusaciones de conducta inapropiada hacia trabajadoras de la ONG Save The Children en 2011 y 2015, cuando era consejero delegado de esa organización.

«Le agradecemos al Sr. Forsyth su trabajo en los dos últimos años para defender a los niños más vulnerables y ayudar a que Unicef avanzara en su misión para salvar las vidas de los niños», dijo en un comunicado la directora ejecutiva de la organización, Henrietta Fore, quien aceptó su renuncia. 

Mientras trabajaba para Save the Children, Forsyth fue acusado por tres trabajadoras de enviarles mensajes de texto inapropiados, comentar la ropa que llevaban o lo que sentía por ellas. 

El directivo, que fue investigado en 2011 y 2015 por la organización y creía el asunto «cerrado», aseguró que se había «disculpado sin reservas» con las empleadas y admitió que había cometido «algunos errores personales» en esa época. 

Gastos millonarios en marketing y sueldos

La organización también ha sido objeto de reiteradas denuncias por gastos innecesarios o escándalosos en espectáculos sin sentido o elevados salarios, más gastos personales pagados con los recursos que recibe de colaboradores que deberían ser usados en asistencia a los niños.

Uno de los más relevantes fue en Alemania.

Para los críticos de la organización, el actual escándalo es una oportunidad de oro. Ellos describen la red de ayuda como una burocracia alejada de la gente, con altos costos e intolerables presentaciones glamorosas.

«Los elevados salarios en la UNICEF son un insulto al pueblo» sostiene Rupert Neudeck, integrante de la organización de ayuda Cascos Verdes, cuyos costos administrativos -según sus propias estimaciones- apenas alcanzan el 1 por ciento de lo recaudado, una novena parte de lo que gasta la UNICEF de Alemania.

En su opinión, UNICEF despilfarra el dinero en glamorosos espectáculos para los cuales no existe justificación. «Eso va en contra del buen espíritu del trabajo humanitario, nosotros tenemos que adaptarnos al estilo de vida de los pobres», dice Neudeck.

En la sección de donaciones en su página de Internet, UNICEF sostiene que sus costos administrativos están por debajo del 10 por ciento y respalda el «uso de los aportes de una forma ahorrativa y de acuerdo a los estatutos» con el certificado otorgado por el Instituto Central Alemán para Asuntos Sociales (DZI). Sin embargo en las recomendaciones del DZI no se menciona el límite del 10 por ciento pero sí, en cambio, se indica que inversiones en publicidad y administración por encima del 35 por ciento del total de los costos no son aceptables.

Se podrían seguir enumerando circunstancias poco felices donde la ONG quedó involucrada bajo sospecha, pero a pesar de todo siguen existiendo empleados de UNICEF que no tienen problema alguno en hacer publicaciones que rondan el ridículo, la captura que ilustra el artículo es una muestra que sostiene mi editorial.

Es indiscutible que los niños necesitan educarse, que es muy importante la vinculación con sus pares y es cierto que muchos niños están seguros en las escuelas, pero también es cierto que hay miles de abusos por parte de docentes o auxiliares escolares, con lo cual, la afirmación publicada carece de un rigor infalible. Afirmar que la pandemia expone más a los niños a ser abusados, al trabajo esclavo, al matrimonio o el maltrato es incoherente y falto de verdad, es muy elevado el porcentaje de niños abusados, maltratados o explotados que concurren a clases, son pocas las horas que un niño pasa en una escuela, salvo aquellos que están en internados y aún así, no hay garantías totales para ellos.

Por ese motivo es indignante y preocupante que UNICEF haga este tipo depublicaciones, mucho más que ante el requerimiento de explicaciones o contactar al autor de semejante mentira se hagan los distraídos.

Será cuestión de no contribuir con estas organizaciones que se arrogan una tarea tan importante, pero que tienen como prioridad satisfacer sus gustos y placeres antes que el de los más necesitados.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *