Tras meses de conflicto, trabajadores de Dánica llegan a un acuerdo con la empresa

Los trabajadores de Dánica declararon el fin del conflicto con la empresa luego de que desistió definitivamente de cambiarlos al convenio alimenticio con el fin de reducir su sueldo un 40%. De esta manera, se mantendrán en el gremio aceitero, uno de los mejores pagados en el país. 

Javier Castillo, delegado electo de los trabajadores de Dánica, aseguró: “Demostramos que el camino era pelear para defender el salario y a nuestras familias. Estamos contentos porque estamos trabajando y dejamos de lado el conflicto para mantener la fuente de trabajo”. 

El conflicto comenzó en abril de 2018 cuando despidieron a 33 trabajadores y adoptaron una postura de ajuste en la planta. En octubre del año pasado, el Grupo Beltrán, a cargo de Dánica, pretendió cambiar a los trabajadores del convenio aceitero al alimenticio, lo que desencadenó en la lucha de los empleados. 

Luego de varios meses de resistir la voluntad de Dánica, la empresa desistió formalmente de quitarlos del gremio aceitero, acordó un aumento progresivo del salario atrasado, el pago del 50% de los bonos y se reincorporó a un empleado que había sido despedido.

“Tardó mucho pero salió favorable a nosotros. Nosotros podíamos haber agarrado la plata, cambiarnos a un convenio pero decidimos pelearla. Sabíamos que en algún momento iban a tener que retroceder”, contó Castillo. 

A partir de febrero la empresa abrió el diálogo con los trabajadores y entablaron una negociación que duró dos meses. El viernes se resolvió cuando Dánica retiró sus pretensiones y convocó a “enfocarse en el 2021”. Los trabajadores además lograron que a partir de septiembre empiecen a cobrar la paritaria 2021 y les reconoció el 70% de la deuda que tenían de sus salarios atrasados. 

En este sentido, Castillo comentó que sabían que algo “iban a perder” pero consideraron que fue “mínimo”. “Surtió efecto lo que hicimos, queríamos mantener el convenio y nos parece importante porque es uno de los más altos del país. No pueden cambiarnos así tan fácil”, manifestó. 

Durante el año pasado, el grupo de 80 trabajadores buscó el apoyo de algunos concejales de Lomas de Zamora y de los empleados de otras fábricas como La Salteña, Canale, Felfort, entre otros.

“La empresa no pudo doblegarnos, este es el resultado de una lucha ardua y dolorosa que solo nosotros podemos comprender en toda su amplitud. Hoy nos encontramos firmes en nuestras convicciones y con muchas ganas de  seguir aprendiendo”, aseveró el delegado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *