Sindicalista de la educación fue asesinado de un balazo al resistirse a un robo

Norberto Héctor Moletta, dirigente sindical del gremio de la educación UDOCBA bonaerense, fue asesinado en las últimas horas de un balazo al resistirse al robo de su auto cuando salía de la casa de su hermana en el partido bonaerense de Avellaneda. Miguel Diaz, Secretario General del gremio, y la esposa de Moletta dieron detalles del caso.

La víctima fue identificada como Norberto Moleta, un concertista de guitarra e integrante de la Unión Docentes de la Provincia de Buenos Aires (UDOCBA), quien murió ayer a las 20 tras agonizar en el hospital Presidente Perón (ex Finochietto), de Avellaneda.

El asalto ocurrió alrededor de las 18 de ayer en Solier entre Ortiz y Anatole France, de Sarandí, donde Moleta había ido a visitar a familiares a la casa de su madre en su automóvil Renault Sandero Stepway.

El secretario general de la UDOCBA, Miguel Díaz, explicó a Télam que Moleta «salía de la casa de su madre y estaba con dos de sus tres hijos del segundo matrimonio».

Los niños tienen 10 y 6 años y el menor de ellos es autista, dijeron sus familiares.

«Estaba en la puerta despidiéndose, su hermana lo estaba saludando y los chicos ya estaban en el coche cuando dos jóvenes de 20 o 22 años, le sacan el coche y le pegan un tiro», relató Díaz, según lo que le contó la familia de víctima.

Voceros policiales indicaron a Télam que a Moleta lo asesinaron de un disparo con una pistola calibre 9 milímetros, y si bien aún es materia de investigación una eventual resistencia de la víctima, Díaz aseguró que «la hermana dice que no hubo pelea ni nada».

Los delincuentes -que algunos testigos aseguran que se bajaron de un auto Peugeot y otros dicen que llegaron a pie-, abordaron el Sandero Stepway donde estaban los chicos y huyeron a toda velocidad.

«Todavía no tenemos claro si no se dieron cuenta de que en el auto había dos nenes o si se subieron y lo robaron con los chicos porque no les importaba nada», dijo a Télam uno de los investigadores policiales.

Los hijos de Moleta fueron liberados sanos y salvos a unas 20 cuadras sobre la calle Salcedo, en Wilde y, según contó Díaz, «el mayor de los nenes se orientó y regresó por su cuenta junto a su hermanito a la casa de su abuela».

Los delincuentes huyeron con el auto del docente asesinado, pero más tarde el Sandero Stepway apareció abandonado en la villa Itatí, de Quilmes, donde la policía trabaja para tratar de establecer si los autores son oriundos de ese asentamiento.

«Ya tenemos una información que apunta a un sospechoso, pero esta investigación recién comienza», dijo a Télam un alto jefe policial.

Además, la hermana del músico, que fue testigo directo del crimen, logró anoche realizar un dictado de rostro de uno de los dos asesinos, por lo que la policía trabajaba con ese identikit para identificarlo.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el balazo que mató a Moleta atravesó uno de sus brazos e ingresó por el tórax y que pese a que fue trasladado rápidamente al Hospital Perón, ubicado a sólo una cuadra del lugar del hecho, no pudieron salvarle la vida.

Díaz explicó que Moleta era integrante de la UDOCBA de Avellaneda y se desempeñaba como profesor de música y concertista y lo describió como «un hombre muy trabajador que hasta el 23 de diciembre estuvo tomando exámenes».

El músico también era oriundo de Avellaneda, ya que vivía en la zona de ese partido del sur del conurbano conocida como Quinta Galli.

Díaz descartó que se trate de un hecho vinculado a la actividad laboral o gremial de la víctima y aseguró que «fue un robo más, como los que ocurren todos lo días».

El caso es investigado por el fiscal Mario Prieto de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 descentralizada de Avellaneda.

Un comentario de “Sindicalista de la educación fue asesinado de un balazo al resistirse a un robo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *