Servicio Militar Obligatorio, la nueva pavada de Amalia Granata y el oportunismo político

La diputada provincial Amalia Granata, fiel a su estilo mediático donde con los años entendió que cuando ya no te da el cuerpo para ser noticia vienen bien las declaraciones políticas sobre temas sensibles, no importa la falta de fundamentos, con tirar la idea alcanza.

No es un dato ignorada que la sociedad argentina tiene un amplio sector con un sentir «facho», esos que aplauden frases como «garrote, garrote», «mano dura» y otras tanto por el estilo, la «nueva» discusión de la política traccionada por los medios que apoyan a la derecha, intentan generar un debate en la sociedad de caras a las próximas elecciones donde lo importante no es llevar propuestas nuevas, sino generar en la sociedad un descontento infinito.

Existe en algunas cabecitas que no están informadas, la creencia de que el Servicio Militar Obligatorio es la solución a casi todos los males de la juventud, como si solo los jóvenes delinquieran, se drogaran o fueran los responsables de una sociedad denigrada.

Amalia Granata debería honrar el cargo por el cual la votaron y representar con responsabilidad esas voluntades, entonces resulta ridículo y reprochable que alguien que hizo su carrera mediática explotando los escándalos y su cuerpo, ahora hable de una falta de valores y educación en los jóvenes.

La discusión no es nueva, antes que Amalia ya Andrés Calamaro se descolgó con la misma idea, al decir  «La vuelta del servicio militar obligatorio es indispensable como verdadera educación libre y gratuita (y obligatoria). Formar a los hombres y las mujeres. Servicio militar obligatorio para todos y todas».

Estimo que no hay que desarrollar mucho sobre Andrés Calamara y su vida de excesos, denuncias por apología a las drogas y denuncias penales varias, hasta de violencia de género, si a Calamaro le interesa la educación por qué no lo aplico en sus letras?, Además Calamaro y Granata comparten ser dos completos ignorantes al adjudicarle al servicio militar una función educativa, cuando la realidad es que no aprendían a ser soldados profesionales, y eran objeto de «bailes» inútiles en cuanto a lo militar que solo servían para el abuso de sus superiores.

Aunque duela, los soldados voluntarios nunca fueron una tropa preparada para el combate y en los cuarteles la administración de los mismos era motivo de acciones corruptas, donde cuando llegaban a la justicia la excusa era que los recursos no alcanzaban.

Ese es el otro punto que Amalia Granata no explica, de dónde saldrán los recursos para una nueva «gran tropa de soldados», porque si los recursos eran escasos antes, hoy con el crecimiento de la sociedad hay más potenciales soldados obligatorios, entonces Granata que pregonaba el bajar el gasto del Estado, ahora por oportunista propone lo contrario.

También ignora Amalia Granata que durante el gobierno de Mauricio Macri, se vendieron muchos cuarteles militares para tener ingresos de dinero el gobierno y hoy no hay posibilidades de albergar tropas nuevas, salvo la compra de nuevos predios lo que implicaría haber vendido por 5 y tener que comprar por 20, mal negocio no?

Y los medios corruptos, salen a hacer encuestas a la gente en la calle, si está de acuerdo o no, con la pregunta de «usted está de acuerdo que los pibes que no quieren hace nada hagan la colimba?», agregando que hay mucha inseguridad, con esos dos planteos tendenciosos, la gente que ignora la realidad militar y el gasto para que la idea prospere tal vez digan que sí está bien.

La realidad es que NUNCA el servicio militar educó, mucho menos enderezó voluntades, hoy es ridículo creer que los militares no se drogan, hay que ser muy ignorante para no saber que si al país ingresan aviones a diario con miles de kilos de droga es porque hay militares corruptos, es de un necio creer que un joven violento y con propensión al delito se va a educar, en realidad aprenderá a usar armas, robará armas y será un delincuente más violento y preparado para enfrentar a la policía.

El problema de la educación y la violencia, es social, la contención familiar nunca podrá ser reemplazada por un conjunto de militares que no tienen ellos un seguimiento psicológico.

Los valores de la sociedad no pueden ser dictados por militares que se supone su formación es para la guerra y en la guerra no hay honor ni valores, Amalia Granata si la sociedad fuera más formada, dudo que vos hoy fueras diputada, deja de escupir al cielo y debo insistir, demostrá que estás capacitada o bien asesorada para tu cargo, así sos un gasto más.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.