Sergio Gustavo Magarelli y la construcción de la mentira

  Una mentira se construye en política con la complicidad de algún ambicioso sin escrúpulos que no tenga problemas en engañar a los lectores y menos aún tema perder prestigio o credibilidad, condiciones que al saber que no las tiene, es muy simple comprender, nadie puede perder lo que no posee.

Así, mientras los vecinos padecen la inoperancia de los funcionarios del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, seudomedios que se han ganado el repudio de los vecinos por las berretas operaciones de prensa nos quieren “vender” que con el CAMBIO los vecinos de Avellaneda tenemos un eficiente sistema de salud en lo que a los hospitales provinciales se refiere.

Esta semana uno de los directores asociados del Hospital Fiorito, el abogado militante de la UCR, Sergio Gustavo Magarelli, en declaraciones radiales dijo entre otras cosas “el colapso en el sistema de salud primaria, las famosas salitas barrriales o unidades sanitarias, son responsabilidad del Intendente, pero al colapsar, los vecinos abarrotan nuestras guardias, que mejoraron en el tiempo de atención, sin embargo sabemos que aun nos falta mucho por mejorar, pero el cambio ya empezó».

Estas afirmaciones no solo son falsas y solo muestran la tendencia de llevar a los vecinos a errores, tal vez más creíbles tales mentiras en boca de un abogado que de un médico, por eso no es inocente el hecho de asociar a un abogado como director de un hospital, lo que el intrépido abogado no ha medido en sus declaraciones es que las mismas pueden volverse como un boumerang, en primer lugar demuestra que desconoce la realidad de las Unidades Sanitarias Municipales, que si bien es cierto tienen un funcionamiento deficiente no han colapsado, en su mayoría el problema principal es la falta de médicos y enfermeros, lo que hace que no se atiendan todas las especialidades. Ahora hay una realidad que es la que más preocupa a los vecinos y el funcionario de CAMBIEMOS evade y el medio rentado por la pauta evita tocar y es la falta de medicamentos, las Unidades Sanitarias desde hace meses no reciben medicamentos del Plan Remediar, que si bien el Gobierno Nacional dijo iba a ser reemplazado, la realidad es otra.

Si esto se sabe, parecería que a la hora de criticar la gestión de Ferraresi, se utilizan argumentos falsos y parece todo un circo, una especie de acting, porque hay mucho para criticar de la gestión Ferraresi en lo que a salud respecta, pero también hay complicidad de otros espacios políticos, por ejemplo el concejal Diego Malito, presidente de la comisión de salud del HCD, podría sumar a sus timbreos el recorrer las unidades sanitarias y tener información real de la situación de cada una, digo, así nos informan con seriedad y responsabilidad.

Cuando un gobierno se vende en las campañas políticas como el CAMBIO, espera que sus funcionarios den el ejemplo, de honestidad y transparencia, veamos entonces si el señor Sergio Gustavo Magarelli nos puede explicar los motivos por el cual la AFIP, lo tiene registrado bajo el CUIT 20-14774069-8 como monotributista Clase C, bajo la modalidad de locaciones de servicio, una categoría que parece no justificar la situación económica de alguien con un nivel de vida que necesariamente necesita de mayores ingresos, como menciono, estoy atento al descargo del funcionario.

Magarelli pasó de ser un vecino militante con quejas diversas a obras públicas en Wilde a ser él quien promueva obras, ¿doble moral?. Se encuentra matriculado en el Colegio de Abogados Avellaneda-Lanús bajo el Tomo 2 Folio 96 y su condición es de incompatibilidad absoluta, no hay registro de que pueda contar con la experiencia mínima para un cargo gerencial en cualquier sector incluido el privado, lo premian con la dirección de uno de los hospitales más importantes de Avellaneda, también en esto quiero invitar públicamente al funcionario a enviarnos su C.V. para que no me quede la sensación de que en política se designa a dedo y luego la gestión es a prueba y error, ya que estamos hablando de tener injerencia en la administración de un hospital y no de una oficina burocrática, aunque las designaciones del PRO en Avellaneda a esta altura ya no me sorprenden.

En una escueta publicación el Boletín Oficial del 10 de noviembre del 2016 se formaliza bajo el Decreto 1373 la designación de Magarelli con la siguiente leyenda:
“La Plata, 27 de octubre de 2016.
Expediente Nº 2900-28760/16
Designar como Director Asociado del Hospital Interzonal General de Agudos “Pedro
Fiorito” de Avellaneda, a Sergio Gustavo Magarelli.”

Continuemos con las mentiras de Magarelli: “todos los hospitales de la Provincia de Buenos Aires en Avellaneda, están con suministro de insumos necesarios, provistos por la Gobernación”.

Lo invito al señor a que se acerque a la nave de turnos del Hospital Presidente Perón, para que lea los cartelitos informando los servicios que no se prestan por falta de insumos, entre ellos el laboratorio de análisis, también por si no se enteró, ya que quiero ser bien pensado, hay en todos los hospitales faltante de reactivos para estudios de alergia y oftalmología, con lo cual una vez más le pido al señor Magarelli que nos detalle los insumos que según él, están provistos.

Agregó: “el Hospital viene de unos 20 años de un gobierno poco claro. La honestidad y la moralidad debe ser lo primero. Cuando llegamos al establecimiento no había ambulancias.”

Muy ciertas palabras y agradables para quien las escucha, pero mejor que decir es hacer, así que estimo el señor Sergio Gustavo Magarelli como abogado y funcionario habrá hecho la correspondiente denuncia penal cuando detectó como reconoció en la entrevista que la gestión anterior pretendía justificar el repuesta de una camioneta Kangoo en 30 mil pesos y ellos lo consiguieron luego de gestiones por solo 1.500, un excelente precio, casi inexistente en el mercado.

Tengo una gran curiosidad por conocer los antecedentes de Magarelli para estar en la dirección de un hospital, no recuerdo haberlo visto en la defensa de los vecinos de Wilde del hospital y su traspaso a la gobernación, tras paso que generó un escándalo dentro de la UCR, por las denuncias de corrupción para apoyar el traspaso, fue el discurso de sus concejales Graiño y Galetovich (hoy en CAMBIEMOS) que con esto se mejoraba la atención en las Unidades Sanitarias, pero parece que también eso era una mentira. Le voy a solicitar a Magarelli que camina junto a Malito que se ocupe de sus funciones como concejal y especialmente como presidente de la Comisión de Salud.

Suelo recorrer los hospitales de Avellaneda, quedarme esperando en las guardias para comprobar la atención y el tiempo, las respuestas que se dan a los pacientes, la limpieza, las derivaciones, no se puede afirmar nada sin conocer la realidad. Todos queremos una Avellaneda mejor, señalamos los errores de la gestión Ferraresi y esperamos de ustedes la oposición seriedad y compromiso en su trabajo, nadie ignora que hay mucho trabajo por hacer, pero la mentira nunca es el camino. Se siguen equivocando los gobiernos de un lado y del otro cuando creen que los vecinos no detectan los medios que en lugar de informar se transforman en un medio de difusión de campañas, no es lo mismo informar que difundir, sean serios, sean honestos.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.