Masiva marcha a Tribunales por Justicia para Lucas

La convocatoria la hicieron Cintia López y Mario González, los papás de Lucas, y el único pedido que realizaron fue que cada uno se acerque con una vela encendida. Así, levantando las velas encendidas y las fotos de Lucas, en medio de un minuto de silencio, despidieron a Lucas.

Una caravana de 17 micros que partió desde Florencio Varela hacia el centro porteño para reclamar justicia por el crimen de Lucas González, el joven asesinado por la Policía de la Ciudad cuando volvía de entrenar en el Club Barracas Central. Los padres llegaron al Obelisco, desde donde marcharon a los Tribunales de Talcahuano al 500.

Abrazada por las mamás de dos de los chicos que iban en el auto con Lucas en el momento en que recibió el disparo, Cintia López mostró “el arma” de su hijo: “esto era el arma de mi hijo, todos los botines rotos, gastados y me lo acribillaron”, dijo Cintia López sin poder contener las lágrimas, aferrada a los botines de Lucas.

Recordó cuándo fue la última vez que lo vio, que le había pedido hacer empandas para el partido de Argentina y que mientras desayunaba vio la noticia sobre tres jóvenes detenido y uno baleado por la policía, pero que no le dio importancia porque su hijo “no era ningún delincuente”. “Mi hijo era una criatura, un bebé de 17 años que todavía dormía conmigo, yo le preparaba la ropa para ir a entrenar, lo llevaba a la escuela a entrenar”, recordó.

También dijo que “lo único que él quería era llegar a Primera”. “Me decía que me iba a comprar una casa y me iba a buscar a la parada cuando llegaba de trabajar. ¿Saben lo difícil que es entrar a mi casa y buscarlo y no encontrarlo?”, preguntó.

“Le quiero decir a esa gente que le disparó a mi hijo si no tienen hijos, si no tienen familia ¿cómo pudieron destruir a una familia? Mi hijo más chico todos los días dibuja a su hermano y le escribe cartas y mi hija está destrozada. Yo estoy muerta en vida, mi vida se fue con él; a la edad que yo tuve a Lucas me lo arrebataron”, agregó y pidió que no los dejen solos y al juez le pidió que “a los tres les dé (cadena) perpetua”.

Por su parte, Mario González, el papá dijo: “Lucas me da fuerza y le pido que no me abandone para darle fuerza a mi familia. Tengo que seguir trabajando humildemente y llevar este difícil camino que nos toca seguir”, comenzó Mario González, antes de empezar a recordar cómo iniciaban cada mañana con su hijo cuando iba a entrenar.

En el mismo sentido, pidió justicia y aseguró que lo persiguen “no es venganza, no es grieta”. “Somos humildes. ¿Soy villero? Bueno, soy villero, pero humilde y trabajador”, afirmó Mario. “Justicia por mi hijo, Lucas González”, finalizó.

Los amigos de Lucas

Los amigos de Lucas González que iban en auto junto a él en el momento del crimen también hablaron en la marcha. Uno de ellos recordó que Lucas “era humilde, se levantaba todos los días temprano para ir a entrenar y cumplir sus sueños”. “A mi amigo no me lo devuelve nadie”, dijo entre lágrimas y cuestionó que quienes “los que tenían que proteger le sacaron el sueño” a Lucas, que “sólo quería jugar en Primera.

“La ausencia de mi amigo habla de un sueño, de un sacrificio, porque la mayoría de los que estamos acá queremos lo mismo, queremos debutar, jugar, ser felices adentro de una cancha y hacer feliz a la familia y ahora hay una familia que sufre su ausencia”, dijo otro de los amigos y se comprometió a cumplir el sueño de Lucas. “A mi amigo para que deje de jugar lo tuvieron que matar”, agregó.

Agradecieron a todos los que les creyeron “desde el primer momento” y a la Justicia que “se está moviendo”. “Estamos acá porque hoy Lucas no está con nosotros”, comenzó el papá de uno de los amigos, que dijo que su hijo “llora todos los días”. También aseguró que los otros tres chicos que iban en el auto “se salvaron de milagro, porque iban por todo”. “Pedimos banderas y pedimos velas que nos representan a todos. Acá no hay política”, se encargó de aclarar.

Otro de los padres, también dijo que “acá se busca un chiquito que busca un sueño como el mío”. “No tiene que haber más de eso, eso no lo podemos permitir, chicos que salen a buscar su sueño”, cuestionó. Además, consideró que los que mataron al joven “son delincuentes”. “Basta de Lucas, empecemos a ser más gente. No puede pasar más eso. Nunca más un Lucas, nunca más”, agregó.

El papá del chico que se salvó al correr del auto, pidió justicia por Lucas y “que no vuelva a suceder esto, porque hay muchos chicos que se levantan temprano en busca de su sueño y es muy sacrificado. Que haya justicia”, reclamó antes de abrazarse con el resto de los padres. “Mi hijo no es un delincuente”, agregó la mamá de otro de sus amigos.

Qué dijo el abogado de la familia

El abogado de la familia de Lucas González, Gregorio Dalbón, habló antes de los padres y aseguró que la marcha se organizó “sin ninguna connotación política”. “No vamos a perdonarlos, no vamos claudicar, no nos importa si fue la Policía de la Ciudad, de la provincia, de Neuquén, de Chile o de cualquier lugar del mundo, acá hubo un asesinato, una víctima y por ella vamos a luchar”, dijo.

Además, indicó que no está de acuerdo “con el uso político del crimen de Lucas” por parte de un diputado del Frente de Todos. “Usar el crimen de Lucas políticamente no estamos de acuerdo ni para propios ni para ajenos”. “No tienen dignidad aquellos que usan el crimen para la política”, agregó.

Anticipó también que inició el juicio contra “el juez que trató de delincuentes a los chicos” y dijo que lo quiere “destituido”. “Mañana entra en el Consejo de la Magistratura. Dejen de ser lentejas, no sólo están para nombrar jueces también están para echarlos. El juez los metió presos a los chico y dejó libres a los canas”, cuestionó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *