Maestros piden emergencia educativa en la Ciudad

Maestros porteños pidieron en la Legislatura, que el Gobierno de la Ciudad declare la emergencia educativa tras la denuncia de una «crisis en el sistema edilicio de las escuelas» originada «en deficiencias de infraestructura» y por «la baja calidad de los alimentos» que reciben los alumnos en los comedores escolares, donde suprimieron del menú la carne y pollo.

La solicitud se dio en el marco de la reunión de la Comisión de Educación de la Legislatura, que preside la macrista Victoria Morales Gorleri, donde concurrieron docentes de todos los niveles de enseñanza de la Capital Federal, acompañados por delegados gremiales.

Según describieron maestros y directivos, la zona más afectada en materia edilicia es la sur, donde se registran escuelas con paredes electrificadas, techos con filtraciones, falta del suministro de gas y baños clausurados.

Pero además aseguraron que existe falta de vacantes para el nivel inicial que superaría los 6.500 niños de menos de cinco años que no accedieron este año a un lugar en los jardines de infantes o maternales, de acuerdo a lo que manifestó en la reunión el legislador del bloque Encuentro Popular para la Victoria Francisco «Tito» Nenna.

Según precisó, en los distritos 19 y 21, integrado por los barrios de Bajo Flores, Soldati, Villa Lugao y Villa Riachuelo, entre otros, «faltan 1700 vacantes para el nivel inicial», por lo que exigió «una reasignación del presupuesto para educación».

«Los responsables de las deficiencias en infraestructura y administración deben brindar las explicaciones necesarias y discutir cómo avanzamos en la solución de cada tema», enfatizó el dirigente de la CTA.

Los docentes también aseguraron que la calidad de los alimentos que se brindan a los alumnos en los comedores escolares disminuyó y que quitaron del menú las raciones de carne y de pollo y en su reemplazo entregan «medallones de pollo» y fideos casi a diario.

«Ayer, los chicos comieron fideos y hoy se les volvió a servir el mismo plato con salsa fileto», ejemplificó Néstor Alonso, directivo de la escuela 4 del distrito escolar 9, quien le entregó a la legisladora Morales Gorleri una de las viandas que recibieron los niños de su escuela.

Al respecto, el secretario de UTE, Eduardo López, dijo que el funcionario encargado de los comedores escolares «reconoció que existían problemas con la comida».

«En el año del Bicentenario, tenemos mala comida, malos edificios, falta de escuelas y falta de maestros», manifestó el dirigente gremial, quien exigió «la declaración de la emergencia educativa y nuevos fondos para la educación».

«Estamos frente a una profunda crisis del sistema edilicio de las escuelas y una baja calidad de la comida y desde el Gobierno de la Ciudad hay una falta total de respuesta a esta situación que amerita la emergencia», señaló, por su parte, Manuel Gutiérrez, de Ademys.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.