Luis Otero, más incoherente no se consigue

El señor Luis Otero, es sin dudas el político más perdedor e incoherente que podemos encontrar entre los partidos grandes locales, obvio que siempre todo depende con qué se lo compare, pero Otero juega en las ligas «grandes».

Sorprende el lugar en el que prefirió terminar sus días mediáticos, el Grupo Clarín apostó muy fuerte al renunciarlo como presentador de noticias e influyente, para usarlo en una jugada que podía transformar al peón en rey, pero terminó siendo un peón sacrificado e una partida perdida.

Algo que no evaluaron Juntos por el Cambio es que es sencillo presentar noticias y repetir una bajada de línea, pero muy distinto es salir a hacer política, cuando te acostumbras a que el productor te trae todo ya corregido, solo pones voz y cara a lo que transmitís al público.

Como no podía ser de otra manera, Juntos por el Cambio de Avellaneda, organizó un zoom por las redes sociales para instaurar la denuncia mediática de la ministro de educación porteña Soledad Acuña sobre el adoctrinamiento de alumnos y duras criticas a los docentes que no encuadran en la ideología macrista.

Así, Luis Otero y Fernando Landaburu, a quienes entre los dos no se les ocurre una idea potable, organizaron como ya mencione, unas charlas con alumnos de Avellaneda.

En esto radica la primera contradicción de Otero y JxC, para criticar la utilización de menores, charlas políticas con menores, ellos los que denuncian adoctrinamiento, organizan un zoom, con estudiantes, a los que les dieron un texto para leer, con alto contenido político y algunos relatos de estos alumnos que de ser ciertos merecerían una sanción y hasta la expulsión de la institución escolar, si lo que se defiende son los valores escolares.

Exponer en video a un adolescente, contando como una gracia que interrumpió a un profesor durante dos horas para defender el gobierno de Mauricio Macri, relato que iba leyendo desde su notebook, es claramente guionar a un menor, porque no conozco gente que necesite leer sus memorias al contarlas, ergo terminaron haciendo lo que critican con la torpeza de que ustedes acusan por acusar y en este caso son ustedes mismos los que generan la prueba y la muestran.

Digo, señor Luis otero, ¿no se cansa de hacer el ridículo?

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *