Lomas de Zamora: Testigos complicaron la situación de una mujer que asesinó a su pareja en Fiorito

En la segunda jornada del juicio oral y público por el crimen de Daniel Romero, asesinado su pareja Gabriela Abaca, en noviembre de 2018, en Fiorito, confirmaron que la mujer era una persona conflictiva y que había agredido a la víctima minutos antes del trágico final.

El debate oral llevado adelante por el Tribunal en lo Criminal 7 de Lomas de Zamora se reanudó este lunes. Se escucharon 6 testimonios de la parte acusadora – encabezada por la fiscal Mariana Monti – y otros tres presentados por la defensa de Abaca, representadas por Daniel Wilk.

Según informaron fuentes judiciales, los testigos de la fiscalía aseguraron que Abaca golpeó a Romero en el bar “Los Rojitos”, en Fiorito poco antes de acuchillarlo.

Tras destacar que la imputada era una persona conflictiva y que siempre llevaba una especie de cuchillo entre su ropa, recordaron que Daniel Romero era “tranquilo y pacífico”.

En tanto, los testigos presentadas por las defensa intentaron fortalecer la hipótesis de una presunta agresión previa de la víctima y que Romero y Abaca no eran pareja, tal como lo destacaron la mayoría de los testimonios.

En los próximos días, continuarán las audiencia en el tribunal 7 de Lomas y se estima que entonces comenzará la etapa de alegatos.

Según la investigación, el hecho ocurrió el 11 de noviembre de 2018 cuando Daniel Romero discutió muy fuerte con su novia, Gabriela Abaca, quien poco antes le había pegado en un bar. “Te voy a apuñalar”, dijo haber escuchado de la voz de la joven, una persona que se encontraba la calle Estados Unidos al 300, en Fiorito, donde ocurrieron los hechos.

Poco después, según la acusación, Abaca apuñaló a Romero. El hombre fue trasladado de urgencia al Hospital Evita de Lanús, donde falleció como consecuencia de la puñalada.

La joven comenzó a ser intensamente buscada y fue detenida unos días más tarde, en Fiorito, cuando se iba llevando un bolso. Los investigadores determinaron que Abaca iba a tomar un micro para huir al Chaco, donde tiene familiares.

Los policías le secuestraron un bolso que la mujer tenía, en el que llevaba mucha ropa. También le encontraron un pasaje de micro de larga distancia que partiría ese día hacia la provincia de Chaco, desde la terminal de Ómnibus de Puente la Noria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.