La Provincia y el Intendente de Olavarría se pasan facturas

  Aseguran que el Gobierno Bonaerense dejó la seguridad en manos de la empresa Chacal, aunque hubo 1.100 policías.

Ni María Eugenia Vidal ni el intendente de Olavarría, el macrista Ezequiel Galli, creen tener responsabilidad por las dos muertes y los heridos del desaste en el que terminó el recital del Indio Solari, donde aún hay gente que no puede salir de la ciudad y otra que es trasladada en camiones.

En una conferencia de prensa, Galli sostuvo que surgieron muchas versiones, pero la información oficial es que hay dos personas fallecidas.

«El municipio controló ayer la calle. El sistema de Salud no colapsó en ningún momento. Atendimos a todos los que llegaron a los cuatro hospitales: tuvimos dos hospitales móviles que dispuso el gobierno provincial», afirmó.

Sin embargo, pese a la defensa por lo actuado, Galli no dejó de reconocer que «todo se fue de las manos, no esperábamos tanta gente», dejando en claro que ni el lugar ni las fuerzas de seguridad de la ciudad tampoco estuvieron a la altura de las circunstancias para actuar en emergencia.

«La situación estaba prevista para la mitad de la gente que vino. Se nos fue de las manos», comentó el jefe comunal en una escueta conferencia de prensa brindada para confirmar que eran dos las personas fallecidas y doce los internados en el hospital local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.