Pilar: Delincuentes asesinan a custodio dentro de un country

  El hombre de 41 años fue ultimado de tres disparos cuando intentó identificar a 3 ladrones que ingresaron al barrio privado en donde trabajaba.

Un vigilador privado de 41 años fue asesinado de tres balazos cuando intentó identificar a un grupo de delincuentes armados que había entrado a robar al country para el que trabajaba, en la localidad bonaerense de La Lonja, partido de Pilar.

La víctima fue identificada como Claudio Alberto Pecci (41), trabajador de la empresa de seguridad La Unión, la cual presta sus servicios en el barrio privado Los Fresnos, ubicado en Ruta 8 y colectora Panamericana, a la altura del kilómetro 48,5, en esa localidad de la zona norte del conurbano.

Todo comenzó alrededor de las 22.20 del sábado, cuando los vigiladores privados apostados en el ingreso del country -al que se accede por la calle Savarí- observaron, a través de las cámaras de seguridad, movimientos sospechosos en un sector del predio.

Ante esa situación, dos de los custodios iniciaron una recorrida ante la posibilidad de que se tratase de delincuentes que intentaban entrar a robar algún inmueble, aunque no alertaron de la situación al 911. Mientras los vigiladores recorrían los puestos y el perímetro, personal policial de la comisaría 5ª con jurisdicción en la zona escuchó que un hombre interfería la frecuencia radial.

Según las fuentes, este sospechoso dijo que estaban saliendo por donde estaban unas «bolsas de arena», por lo que los efectivos iniciaron una búsqueda de un barrio que tuviera esos elementos. A los pocos minutos, el sospechoso habló nuevamente a sus presuntos cómplices y en esas circunstancias los policías alcanzaron a escuchar que decía que había un cementerio cerca.

Con ese dato, varios patrulleros se dirigieron hasta Los Fresnos, ya que a un kilómetro del mismo se encuentra el cementerio Jardín del Sol. Al llegar al lugar, los efectivos se entrevistaron con los custodios privados y juntos continuaron rastrillando el predio de 12,5 hectáreas de superficie, con 103 lotes y sin un área común social y deportiva, ya que se trata de un predio residencial.

Los voceros agregaron que en ese momento Pecci se adelantó a su compañero y a la policía y se cruzó con al menos tres delincuentes que lo atacaron a balazos. De acuerdo a los voceros, la víctima recibió un tiro en cada brazo y un tercero en la espalda, que le provocaron la muerte.

Por su parte, el personal policial repelió la agresión pero los asaltantes huyeron aprovechando la oscuridad de la noche y la vegetación del lugar. Tras el crimen, la policía continuó con un amplio rastrillaje en busca de los delincuentes y determinó que los mismos habían ingresado al country por un agujero en el alambre perimetral del mismo.

En tanto, los efectivos secuestraron dentro del predio unas mochilas que se creen fueron descartadas por los asaltantes en su huida y la pistola calibre 380 de Pecci, la cual será sometida a peritajes balísticos, para determinar si la víctima alcanzó a disparar para defenderse.

Un jefe policial explicó que aún no se habían detectado signos de que los delincuentes hayan podido entrar a alguna de las casas del predio. El homicidio del vigilador Pecci es investigado por el fiscal Martín Otero, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI), descentralizada 1 de Pilar, del Departamento Judicial San Isidro.

La víctima residía en el partido de Los Polvorines, hacía varios años que trabajaba para La Unión y en diciembre de 2015 expresó, a través de su perfil en la red social Facebook, su «agradecimiento» a la empresa por la «confianza» depositada en él.

El crimen de Pecci no fue el primer hecho delictivo ocurrido en los últimos siete años en Los Fresnos, ya que en agosto de 2013, el productor teatral José «Pepe» Cibrián y su esposo, Santiago Zenobi, denunciaron que un ladrón entró en su casa y les robó dinero mientras ellos estaban en otra dependencia de la vivienda.

En mayo de 2010, un grupo de delincuentes asaltó dos casas del mismo barrio privado e intentó robar en una tercera y al no lograrlo escapó rompiendo el cerco perimetral. En esta ocasión, fueron seis los ladrones encapuchados y armados, que primero asaltaron a una mujer de 40 años que se encontraba sola en la vivienda y le sustrajeron dinero en efectivo, joyas, electrodomésticos y otros objetos de valor.

Esta víctima denunció que, previamente, la banda había reducido y maniatado a uno de los vigiladores del country. Luego de cometer ese asalto, la misma banda entró a robar a una casa ubicada a unos cien metros de distancia de la primera y allí redujo a una pareja y a sus hijos, a los que también despojaron de plata y otros valores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.