Jorge Gamarra con cola de paja

Jorge-Gamarra  Hoy el concejal Jorge Gamarra mostró la hilacha o podemos decir que confirmó que si no es corrupto, por lo menos tiene cola de paja, ya que hoy cerca del mediodía me encontró en el HCD, me saludo como siempre y me pregunto cómo estaba a lo que respondió con un bien yo también para luego marcharse en su camioneta.

Un par de horas después, se quejaba con otro concejal sobre mi persona, diciendo que lo había denunciado en la justicia por  la denuncia que publicó Política del Sur y que levantaron otros medios, donde un empleado Daniel Ledesma, que hace meses no trabaja en el HCD, denunciaba que alguien seguía cobrando su sueldo por él, pero que no recibía nada de ese dinero, a la denuncia le agregó que sabía de otros contratos irregulares y nombraba al concejal Jorge Gamarra del espacio del senador Cacho Álvarez, hoy aliado al intendente Ferraresi y al gobernador Daniel Scioli, el otro denunciado es Roberto Sícari.

La noticia amagó a generar un escándalo, pero fue solo un amagué ya que inmediatamente todos consiguieron lo que buscaban, el denunciante público recibió lo que reclamaba y el medio que levantó la noticia se sentó a charlar con Gamarra, nadie a pesar de la gravedad que implica el hecho de que se malversen caudales públicos, que se publique y confirme la existencia de «ñoquis» recurrió a la justicia, mucho menos en Avellaneda, a pesar de tener un Polo Judicial, fiscal alguno actuó de oficio para investigar lo que se denunciaba y promocionaba como la punta del escándalo.

Habiendo pasado unos días, donde ni el denunciante, ni los medios, ni los mencionados, ni alguien de oficio investigaba, asumí como vecino la responsabilidad de pedirle a la justicia que investigue primero la veracidad de los hechos, es decir, se cite al medio que publicó la entrevista para certificar la autenticidad de la misma y luego al denunciante para que rectifique o ratifique sus dichos y aporte los otros casos que decía conocer, también para que se aclare qué reclama alguien que hace meses no trabaja en el HCD.

La denuncia quedó radicada el día 25 de agosto del 2015, bajo el la I.P.P 12.483/2015, UFI Nº 3, Garantías Nº 9, según el propio Gamarra, lo llamó por teléfono el fiscal para advertirle de la denuncia y que tendría que ir a declarar, algo curioso, no correcto desde lo formal, pero que es habitual suceda en Avellaneda, donde los fiscales suelen tener esa actitud diferente con los políticos locales, mientras que suelen negarse para los ciudadanos comunes, sin importar si son víctimas.

Extraña la conducta de Gamarra, enojarse con el medio que busca la verdad, que hace lo correcto, pero no se molesta con quien publica la denuncia y hace circular la versión, salvo que haya existido como algunos dicen un pacto con Sícari, a quien cuando entrevistamos a Gamarra por esta denuncia mediática cargo las culpas en la secretaría del HCD y en la persona a la que el ahora denunciante autorizó para su cobro. Si no sos culpable de nada, no habría nada de que preocuparse.

Pero a fuerza de ser honesto, no es el único concejal molesto por el hecho de que se deba saber cuántos contratos tienen cada bloque, cuántas personas realmente trabajan y el costo mensual por estos que paga el HCD, es decir, al parecer buscar la verdad es como patear un enorme hormiguero, veremos si la justicia está dispuesta a investigar o simplemente habrá otro pacto de silencio y complicidad.

 

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.