Ferraresi y Sierra, «generosos» con la nuestra

El actual ministro nacional Jorge Ferraresi, sigue pasando más horas suplantando al intendente Alejo Chornobroff cada vez más relegado del ejecutivo y el matrimonio del ministro y Magdalena Sierra siguen en una especie de campaña fortaleciendo los «acuerdos políticos» con subsidios a sus «amigos».

Lo de «Avellaneda capital nacional del fútbol» no representa nada útil a los vecinos, por el contrario con el relato de los clubes de barrio y la asistencia a los mismos, se han rifado millones que en gran parte terminaron financiando la «militancia local» e incrementando los patrimonios de algunos funcionarios que por estar más sucios que una papa se fueron a integrar la Unión de Clubes de Barrio.

La no difusión de los medios locales de las denuncias de cientos de miembros de clubes que denunciaron la virtual «toma» de sedes por personajes ligados al municipio favoreció que muchos clubes dejaran de ser sociales para ser unidades políticas, recibiendo dinero e insumos para el clientelismo disfrazado de solidaridad.

Pero el plato fuerte no son los clubes de barrio sino los negociados en los clubes de fútbol de primera, donde juegan los políticos y sindicalistas en las elecciones de estos y a la vez se nutren de los barras para sus «fuerzas de choque», ya ni se ocultan como antes y hoy funcionarios municipales participan sin problema alguno de campañas en clubes y reuniones aún cuando existen incompatibilidades, total, nadie dice nada, porque en esto los de la oposición también tienen su «cajita feliz».

Por estos días, Magdalena Sierra publica con emoción y alegría que estuvieron despidiendo el año con la comisión directiva y socios del Club Atlético San Telmo, a los que entregaron un importante subsidio pero no dan números, dijo Magdalena: Los clubes son el alma del barrio y su rol es clave para la inclusión y recreación de lxs chicxs.

No dudo que los clubes son un lugar mejor que la calle para los chicos, pero romantizar la función social de los grandes clubes es ridículo, desde que tengo memoria en los clubes grandes siempre se cobró todo y a todos, salvo excepciones, de hecho los clubes al momento de negociar pases se manejan cifras millonarias y a pesar de ser un club de primera chico, San Telmo dista de ser un club que necesite de subsidios de parte del municipio de Avellaneda.

Como vecino y contribuyente no me parece correcto destinar dinero del municipio a un club que tiene su sede en CABA, en la calle Perú 1362, al igual que su polideportivo y complejo de fútbol infantil, el predio del club se ubica en la localidad de Tapiales, teniendo solo su estadio en la Isla Maciel de Dock Sud, partido de Avellaneda.

Su presidente es el señor Fernando Leiro, CUIT-20-07607242-7, que según lo describe la propia página del club es dueño de Artes Gráficas Moderna, uno de los más importantes establecimientos gráficos de Sudamérica, con un predio de dos manzanas en la localidad de San Justo.

No hay que ser muy inteligente para entender que si el complejo de fútbol infantil lo declara en CABA, los chicos de los que habla Magdalena se entrenan en CABA, entonces, resulta incoherente que el municipio otorgue subsidios a un club que desarrolla su parte social en CABA y que solo tiene el negocio de la cancha en Avellaneda, tan ridículo como que se entregue un subsidio en una cena coqueta en el restaurante de San Telmo, Plaza Salamanca.

Otra presencia curiosa en el evento es la presencia de la futura vicepresidenta del Club Atlético Independiente Manuela Sánchez, hoy funcionaria municipal y con más sospechas en sus espaldas que méritos.

Así las cosas, el matrimonio Ferraresi y Sierra, siguen siendo generosos CON LA NUESTRA, como lo demuestran con impunidad y el silencio cómplice de la oposición que también juegan en los clubes.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.