Derechos de los Niños, todo lo que está mal en Avellaneda

Como suele ocurrir con otras áreas del municipio, hay fechas que sirven para que esos que NUNCA se ocupan de hacer un trabajo bien y viven del Estado como una garrapata que entre los pocos méritos que tiene están aferrarse a su víctima y succionar.

25 de Abril, Día Internacional de la Lucha Contra el Maltrato Infantil, básicos y predecibles, desde la Subsecretaria de Niñez Adolescencia y Familia, a cargo de la IMPRESENTABLE Lorena Cecilia Ramundo y el Observatorio Social de Políticas Públicas a cargo de la «legisladora» Magdalena Sierra se prendieron a la fecha con un flyer bien «ganchero» con la frase cursi «Avellaneda dice no al maltrato infantil-Si al buentrato.»

Si hay algo que en Avellaneda funciona MUY MAL, desde hace años es el tema de la protección de los niños y adolescentes, aún antes de que existiera este organismo, antes de lo que era el Servicio Local, la protección del Estado de los derechos de los más vulnerables es una de las cuestiones pendientes de las que nadie se ha ocupado, ya me he referido al pésimo antecedente en esta cuestión a nivel local de la hoy Jueza de Familia Alejandra Sobrado, quien a pesar de los años no ha demostrado mejorar profesionalmente dejando mucho que desear, pero peor aún, arruinando vidas de menores que son vistos como un nombre en un expediente y dejados al destino.

Tengo conocimiento de muchos menores en situación de riesgo, de algunos víctimas de abusos que no han tenido ni tutela ni protección eficiente de parte de la Subsecretaria y cuando se judicializo su situación mucho menos un seguimiento del caso por parte del Juzgado de Familia, uno no pretende que el Juez en persona entreviste y siga los casos, pero sí que sea el que coordine el trabajo de su equipo, ya que es él quien los ha convocado para apoyar su trabajo como autoridad de aplicación de la Ley en su materia.

A diario uno se entera de cientos de menores aprehendidos por delitos varios, algunos graves que reinciden una y otra vez como el caso del «Chucky» local que ya lleva más de 50 aprehensiones y una cantidad mayor de delitos cometidos sin que se haya adoptado alguna medida de guarda y corrección al respecto.

Muchos barrios tienen el flagelo de la droga, Gerli por ejemplo tiene lugares donde incluso se reúnen empleados del municipio, que funcionan en contra de toda reglamentación, donde hay menores que para estar a la moda, son delivery de drogas, que luego suben fotos a las redes sociales con armas, botellas de bebidas, zapatillas de 15 o 20 mil pesos, cadenas y anillos de oro, hasta que si tienen suerte saltan a los vehículos, muchos de esos menores que se muestran por las redes tienen expedientes DURMIENDO en las oficinas de Ramundo y Sobrado.

El sentido común, las recomendaciones de los especialistas es ocuparse de los menores en riesgo, la intervención del Estado debe ser preventiva, para que luego no deba ser represiva, pero también es cierto que se educa con el ejemplo o para los creyentes recordar la frase «seréis conocidos por sus actos».

La demagogia de algunos políticos, el oportunismo y el clientelismo son una forma de maltrato para los menores en zonas de riesgo o en hogares con padres que no pueden con sus propias vidas poco podrán aportar a sus hijos, son esos mismos que los maltratan, abusan o explotan pero cada tanto lloran y dicen que los quieren, solo que ellos no saben qué hacer??, en los años que llevo ocupándome en investigaciones de campo he escuchado y visto las explicaciones más ridículas, bueno, los funcionarios suelen superarlos, me retracto.

A la fecha espero poder entrevistar a la señora Ramundo para que me explique cómo alguien que se muestra sensible desde lo artístico carece de la sensibilidad para saber que tiene una tarea muy importante, que es ella la que puede hacer la diferencia entre un hombre o una mujer sana y una persona «quebrada en su salud mental». No comprendo como alguien como ella se conmueve con la mirada de su mascota, pero es indiferente a la mirada un niño que sufre, que no pudo elegir dónde nacer ni tiene la capacidad de poder poner un final a los maltratos y abusos.

Con Magdalena la cosa es distinta, la entrevista se interrumpió cuando al no poder dar una respuesta coherente despojada de contenido partidario prefirió salir corriendo simulando un olvido, luego de leer y escuchar publicaciones entendí que no se le puede pedir peras al Olmo.

No han entendido nada de la tarea que deberían desarrollar, no han entendido nada de la vida y menos han entendido las observaciones que se les hacen, no escribo por motivaciones partidarias, mucho menos personales, cada una debe ser una buena persona para su entorno, pero han elegido, entiendo voluntariamente la función pública, por ende, deben responder por sus acciones.

Mientras Ramundo, Sierra y Sobrado sigan en la función pública, actuando como si estuvieran en un escenario donde tienen que interpretar un personaje, mientras se crean por sobre el resto de los mortales y se crean que haber sido puestas a dedo les da «el poder» de saber que son intocables, seguiré recordándoles a ustedes y al resto de los vecinos que son unas IMPRESENTABLES, que de poco sirven las sonrisas fingidas en fotos y videos, que entiendo también que nadie puede dar lo que no tiene, entonces si no sienten amor por lo que hacen por lo menos sean profesionales.

No hay peor daño a la humanidad que dañar a los niños, causan más víctimas y muertes los abusos que las pandemias, dejen de lado la farza de la solidaridad y de paso señora Sierra si le van a llenar el garage de mercadería a una señora en Gerli de nombre Silvia, que tiene una propiedad de clase con dos vehículos, por lo menos que el camión no tenga la identificación del Observatorio, eso no es inclusión, a solo unos metros varios familias con menores necesitan más esos alimentos.

Insisto, «mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar» decía el General.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *