Cristina: «los políticos mienten porque no nos gusta escuchar la verdad»

«No le echemos tanto la culpa a la política», dijo la Presidenta en Ituzaingó, «porque cada vez que se encuentra corrupción política, hay alguien involucrado del sector privado». Antes había denostado a la UCR («salvadores de la Patria» y a los medios.)

La presidenta Cristina Fernández aseguró que «cada vez que se encuentra corrupción en la política hay alguien del sector privado involucrado» y arremetió, como es habitual, contra el radicalismo y los medios de comunicación. La Mandataria había anunciadopor la  mañana aumentos para jubilados y pensionados en la Casa de Gobierno y, por la tarde, visitó el partido bonaerense de Ituzaingo.

Las declaraciones más duras las pronunció en Ituzaingo, donde se refirió a «la estafa» que sufrieron los ciudadanos de ese distrito en materia de redes cloacales. Fernández se refirió a aquellos dirigentes que «no le han hecho honor a nuestras ideas» y recordó «lo que constituyó tal vez una de las estafas más grandes en materia de obras cloacales».

Enseguida, aclaró que «sirvió para mostrar la matriz de la formidable máquina de corrupción» y añadió que «cada vez que se encuentra corrupción en la política hay alguien del sector privado». En su primera aparición pública, por la mañana, la Presidenta cuestionó al radicalismo al recordar que en las elecciones presidenciales de 1999 «parecía que llegaban los transformadores y salvadores de la Patria». No obstante, afirmó que «no cumplieron con ninguna de las cosas prometidas».

La jefa de Estado también apuntó una vez más contra los medios de comunicación, al preguntarle al público que asistió a un acto en la Casa Rosada: «Ustedes se acuerdan lo que era mediáticamente la Argentina en 1999 cuando se decidía la elección presidencial».

«Parecía que llegaban los transformadores y los salvadores de la Patria. Presentaban todo con un moño maravilloso y papel celofán», ironizó Fernández y cuestionó que «ningún periodista, ningún medio, indagaba acerca de cómo se iban a hacer esas cosas». Agregó: «No solamente no fue cumplida ninguna, sino que Argentina estuvo prácticamente al borde de la extinción», al hablar durante un acto donde se anunció que desde marzo el haber jubilatorio mínimo pasará de 827,23 a 895,15 pesos.
La jefa de Estado afirmó que los argentinos «alguna vez deberemos analizar la responsabilidad de todos, de los que escriben cosas que saben que no es cierta, de aquellos que evitan preguntar cosas, que si le preguntan a unos, pero no le preguntan a otros porque saben que no hay respuestas». «Y si hay respuesta no es la políticamente correcta ni la que va a buscar votos», acotó. Así, exhortó a «pensar mirar o reflexionar un poquito más allá de lo que nos dicen desde una pantalla de televisión, de una radio o una página de diario».

«No le echemos tanto la culpa a la política, porque muchas veces nos mienten porque no nos gusta escuchar la verdad», sentenció y añadió que «cuando uno no está dispuesto a escuchar la verdad, siempre va a encontrar gente dispuesta a mentirle».

La Presidenta también recordó que en los años ’80 cuando aún no existían los decretos de necesidad y urgencia, otros presidentes en la Casa Rosada, ya «firmaban DNU congelando los salarios jubilatorios, que dieron trabajo a millones de estudios jurídicos que hicieron pingues ganancias». Además cuestionó la privatización del sistema jubilatorio en la década del ’90, durante la gestión menemista, y al gobierno de la Alianza conducido por Fernando De la Rúa que redujo los salarios de trabajadores y los haberes de los jubilados.

«Y algunos hasta pensaron que era posible solucionarle el problema a los argentinos bajando el presupuesto de las universidades», se quejó. «Hoy en esta Argentina, también podemos decir con mucho orgullo, que nunca los trabajadores de la educación universitaria, los profesores, los científicos del Conicet tuvieron los ingresos que hoy tienen», subrayó. 

Fuente: DYN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.