Condena de siete años de prisión para un hombre que abusó sexualmente de una adolescente

martillo-juezEl Ministerio Público Fiscal de la Nación –MPFN- informó que el Tribunal Oral en lo Criminal N°24 de la Capital Federal condenó a siete años de prisión a un hombre que abusó sexualmente de una adolescente. Desde el MPFN señalaron que en este proceso el Fiscal Jorge López Lecube solicitó una pena de ocho años y medio de prisión.

“El Tribunal Oral en lo Criminal N°24 consideró a Diego Daniel De Matos culpable por el delito de “abuso sexual con acceso carnal”. El fiscal Jorge Lopez Lecube había solicitado ocho años y medio de prisión.

En su veredicto, los jueces Raúl Llano, Marcelo Alvero y María Cecilia Maiza determinaron que el hombre se aprovechó de la víctima, que se encontraba desvanecida por lo que no pudo “consentir libremente la acción”. Además, tal como había solicitado el fiscal Jorge López Lecube en su alegato, le impusieron a De Matos (hasta que la sentencia esté firme) una prohibición de acercamiento a menos de 150 metros de la joven y cualquier tipo de contacto, ya sea en forma personal o por otra vía (telefónica, redes sociales o cualquier otro medio de comunicación). Tampoco, puede circular cerca del domicilio en el barrio INTA de la adolescente ni salir del país y deberá comparecer todos los meses, entre el día 1 y el 5, ante el Tribunal.

Durante todo el debate, la víctima estuvo acompañada la representante de la Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas (DOVIC) del Ministerio Público Fiscal Susana Larcamon. La fiscalía contó con la colaboración de Santiago Valles, del Departamento de Informática de la Procuración General, para dilucidar de dónde provenían una serie de mensajes agresivos que recibía a través de una red social.

Los hechos

El 16 de enero de 2011, la adolescente fue a una fiesta junto con dos amigas en la casa de una familia conocida y cercana de su madre. Allí, le ofrecieron una jarra con una bebida alcohólica. Según su relato, a esos cócteles solían ponerle “pastillas” pero pensó que por ser “conocida”, iba a quedar afuera de eso.

Alrededor de las 6:30, le dijo a un amigo (con quién estaba “comenzando a salir”) que iba al baño. Según contó la chica, cuando entró, comenzó a sentirse mal y se desmayó. Cuando se despertó, cerca de las 10:30, se encontró con De Matos encima suyo. Ella tenía su pantalón y su ropa interior en los tobillos, al igual que él. Además, le dolía la zona vaginal y anal.

Todavía desorientada, recordó haberse parado e ido a su casa. No contó nada su madre para “no hacerle mal”. La mujer se enteró meses después “de casualidad”. La chica comenzó a ir a una colonia de vacaciones y, en el marco de una de las actividades, escribió sobre el suceso en una hoja que guardó dentro de una enciclopedia en su casa. Ese papel fue hallado por su madre cuando le prestó el libro a una vecina.

Tanto para el fiscal, que lo describió como “despojado de rencor”, como para los jueces, el testimonio de la víctima es contundente y creíble. Si bien la defensa del imputado cuestionó la demora que hubo entre el hecho y la radicación de la denuncia, para López Lecube esto se vincula con algunas de las etapas de las víctimas de violación referentes al duelo, la vergüenza y el ocultamiento y “en nada desmerece su testimonio”.

La joven relató, además, que desde el hecho, en su barrio comenzaron a hostigarla, a tratarla de “violada” y a insultarla. Esto empezó al día siguiente y fue declarado también por su madre, por amigas de la chica y hasta por una amiga del imputado. “¿Cuál sería la razón de que le digan violada en el barrio si nada de esto hubiera sucedido?”, se preguntó López Lecube, quien además sostuvo que estos comentarios también comprobaban la existencia del hecho.

Los magistrados, en el fundamento de la condena, expresaron que estos comentarios muestran “un terrible perjuicio cultural que se vincula a una forma de violencia hacia la mujer”. “Así, se pone en cabeza de la damnificada la responsabilidad de cuidarse y se advierte cómo siguen vigentes concepciones discriminadoras hacia la mujer que terminan en la vieja afirmación ella se lo buscó», manifestaron.

Por otra parte, la defensa había insinuado que la víctima podría estar “vengándose” del imputado con la denuncia. López Lecube sostuvo que no es posible sostener esa versión y los jueces le dieron la razón en sus fundamentos: “Es absurdo sostener que la damnificada haya podido pergeñar, sin motivo aparente, una denuncia contra De Matos logrando que múltiples testigos ratifiquen sus manifestaciones acerca de las consecuencias de lo vivido aquella noche tuvo para su persona por los comentarios en el barrio”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.