Con la sangre y la vida de los vecinos no se puede hacer política

Reunión-seguridad-Gerli   La sucesión de hechos delictivos en el barrio de Gerli, han desatado una catarata de versiones en el barrio, donde no se habla de otra cosa que la «zona está liberada», ya sea en el kiosco, el almacén o la peluquería distintos vecinos aseguran que policías de la Policía Local les han dicho ante los reclamos a ellos que «la orden es no patrullar», especialmente por la molestia que les causa a los vecinos ver los patrulleros en la vereda del destacamento de la calle Heredia y Reconquista.

Muchos de estos vecinos al momento de invitarlos a denunciar o asumir un reclamo formal prefieren escribir en las redes sociales estos hechos o bien seguir con el boca a boca.

Nada puede cambiar si quien tiene boca no tiene el valor de denunciar donde corresponde, aunque muchos de los que señalan como autores de los hechos tienen vínculos con políticos locales e integran barras de clubes locales, esto no es nuevo y ya se ha denunciado hasta el cansancio sin que la justicia profundice esa línea de investigación.

Siempre es sana la participación ciudadana y mucho más el ejercicio de peticionar a las autoridades consagrado en nuestra Constitución, pero lo que es inadmisible, sea del sector político que sea, es el oportunismo de hacer política con la sangre o la vida de los vecinos. Tal vez por eso, muchas marchas o reclamos terminan convocando a pocos, cuando los afectados son muchos.

El cobarde asesinato de Daniel Sotelo, disparó en Gerli el reclamo de muchos que ya no quieren vivir así y se organizó primero una marcha para el día 15 de agosto, por las redes sociales, pero inmediatamente surgió otra convocatoria para el día lunes 8 de agosto a las 18:00 hs en el Club Estrella de la calle Lacarra y Lafuente, lo curioso es que una de las organizadoras es la señora Miriam Raquel Felani, quien administra el local El Almacén de Gerli, ubicado en Lacarra 1633 de Gerli, lugar que denunciamos oportunamente que funcionaba infringiendo las ordenanzas locales y las medidas de seguridad entre otras, obvio que para que esto sucediera contaba con la complicidad de políticos locales y policías que se los veía en el lugar compartiendo fiestas, poco importaban los reclamos de los vecinos por el ruido, el reducido espacio y el incumplimiento que a otros se les exige, todo esto sin dejar de lado que muchos de los que son señalados como autores de distintos delitos, son asiduos concurrentes del lugar, con esto, ¿ es creíble un interés en la seguridad por parte de esta gente?.

Varios colegas al ver que compartí la convocatoria me preguntaron si nuestro medio iba a cubrir y difundir la reunión, advirtiéndonos de los organizadores, con esta novedad, es más que obvio que no vamos a participar de ningún intento de utilizar un tema tan sensible como la inseguridad con fines que no sean el interés genuino del bien común, todos queremos seguridad, reclamamos seguridad y compartimos la idea de que no se puede seguir así, que el municipio debe dar respuestas para explicar qué pasa con las cámaras, pero no se puede apoyar a quienes lucran en su propio beneficio, por eso les informamos a nuestros lectores que no vamos a participar de la reunión, que seguiremos reclamando mayor seguridad, que nos preocupa el rol de la Policía Local y más algunas de las respuestas que dan a los vecinos, pero de ninguna manera vamos a colaborar con quienes entendemos son parte del problema y no de la solución.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.