Cecilia Pando provocó disturbios en el juicio por la ESMA

Con gestos obscenos le reclamó a la policía que sacara a algunos fotógrafos.

Con casi 70 acusados comenzó esta mañana el tercer juicio de los crímenes  perpetrados en la ESMA durante la última dictadura, y en el banquillo  estarán varios presuntos pilotos de «vuelos de la muerte» mediante los  cuales se arrojaban a las víctimas vivas al mar.

Al comienzo de la sesión Cecilia Pando dirigente de los familiares de los represores provocó incidentes en la sala de audiencias cuando ingresaban los reporteros gráficos para registrar imágenes de los acusados.

Con un gesto obsceno Pando le solicitó a la Policía que retire a los fotógrafos que tenían en su indumentaria escudos que los identificaban como cercanos a los organismos de derechos humanos.

Entre los enjuiciados -68 en total- estarán los  pilotos de Aerolíneas Argentinas y prefectos retirados Enrique José De  Saint y Georges Mario Daniel Arru, Alejandro Domingo D’Agostino, jefe de  la División de Veteranos de Guerra de la Prefectura, y el piloto de la  línea aérea holandesa Transavia y marino retirado Julio César Poch. 

Asimismo, otra particularidad de este proceso denominado «ESMA  III» es el enjuiciamiento de civiles, como el ex secretario de Hacienda  de la dictadura Juan Alemann y el abogado Gonzalo Torres de Tolosa, que  supuestamente se hacía llamar «teniente Vaca» y habría participado de  los «vuelos de la muerte».

Entre las víctimas de esos vuelos  figuran la fundadora de Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor de  Devincenti, sus compañeras Esther Ballestrino de Careaga, María Ponce de  Bianco y Angela Aguad y la monja francesa Leonie Duquet, que habían  sido secuestradas por el Grupo de Tareas de la ESMA.      Sus cadáveres aparecieron casi una semana después en las playas de  Santa Teresita, adonde fueron arrastrados por la corriente marina. Los  restos fueron inhumados como NN en el cementerio de la ciudad bonaerense  de General Lavalle. En 2005 el Equipo Argentino de Antropología  Forense (EAAF) identificó los cuerpos y certificó que tenían fracturas  posiblemente causadas por la caída al agua desde gran altura.

Sobrevivientes del centro clandestino de detención de la ESMA revelaron  la existencia de esos vuelos, y en 1995 el represor y capitán de corbeta  Adolfo Scilingo los confirmó al confesar que tiró al mar a 30  secuestrados, en dos viajes. Ahora cumple condena en España.

El  juicio «ESMA III», sustanciado por el Tribunal Oral Federal 5 (TOF5)  compuesto por los jueces Daniel Obligado, Adriana Paliotti y Leopoldo  Bruglia, abordará 789 crímenes de lesa humanidad y escuchará a 830  testigos.

La mayoría de los imputados fueron oficiales y suboficiales de la  Armada, algunos de los cuales ya recibieron condenas en el juicio «ESMA  II». El «ESMA I» tuvo un solo acusado, el ex prefecto Héctor Febres,  suicidado en 2007 ingiriendo cianuro en vísperas del veredicto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.